Un informe difundido por la CEOE admite discriminación con Catalunya

El actual sistema de financiación autonómica es insuficiente, poco igualitario  y, además, tremendamente oscuro en su funcionamiento. Eso es lo que concluyen  los 14 destacados economistas que han participado en la elaboración del trabajo  Propuestas para la reforma de la financiación autonómica, publicado en la  revista del Instituto de Estudios Económicos, bajo el patrocinio de la CEOE, la  semana pasada.

Que la financiación es insuficiente no ofrece ninguna  duda, a la vista del rápido endeudamiento que han sufrido las comunidades  autónomas para asumir la prestación de unos decrecientes servicios públicos  esenciales. La deuda conjunta de las autonomías, que todavía es muy limitada en  relación con la que tiene el Estado Central, se duplicó en sólo tres años, entre  el 2009 y el 2012. Pero, visto con mayor perspectiva, hay un dato muy revelador  que expone el profesor Francisco Pérez, de la Universidad de Valencia: «El  endeudamiento es distinto según el momento en el que cada comunidad comenzó a  gestionar las competencias educativas y -sobre todo- sanitarias, siendo mayor en  las comunidades que recibieron antes los traspasos». Es decir, buena parte de la  deuda autonómica procede de la insuficiente financiación histórica de los  servicios en los que se invierte más del 60% del gasto autonómico  anual.

También es unánime la conclusión de que el reparto de los recursos  es enormemente dispar, pues «existe un abanico de hasta 25 puntos porcentuales  entre las regiones mejor y peor tratadas por el sistema que nada tiene que ver  con las diferencias en factores de coste o con los ingresos tributarios brutos  de los distintos territorios», según puede leerse en el sumario que trata de  compendiar las opiniones más repetidas.

El extremo más claro a ese  respecto es el de las comunidades forales, cuyo sistema de financiación propio  les proporciona al País Vasco y Navarra «entre un 40% y un 60% más de recursos  per cápita con los que financian las mismas competencias», tal como explica el  catedrático de Hacienda de la Universidad del País Vasco, Ignacio  Zubiri.

El oscurantismo de cómo funciona el sistema procede del origen  del dinero. Fondos que se obtienen de los impuestos transferidos a las  comunidades autónomas, como el de sucesiones o el de transmisiones  patrimoniales; del porcentaje de los impuestos estatales como el IRPF o el IVA;  y -aquí viene la parte más compleja- del reparto de tres fondos: el de  Suficiencia, el de Cooperación y Competitividad, y el de Garantía de los  Servicios Públicos Fundamentales, que pocos saben realmente cómo se  articulan.

Por todo ello, los expertos reclaman una profunda modificación  que simplifique las vías de financiación. «Vuelve a ser el momento de  restablecer o de alcanzar el equilibrio vertical entre la administración central  y la autonómica para que ambas dispongan del mismo grado de cobertura de sus  necesidades de gasto desde su ámbito competencial», según expone el texto  publicado. En opinión del Instituto de Estudios Económicos, el nuevo sistema  «deberá garantizar el principio de igualdad, en el sentido de que todos los  ciudadanos de un país, a igualdad de obligaciones fiscales, deben tener derecho  a similares niveles de provisión de bienes y servicios públicos,  independientemente de su lugar de residencia».

Esta afirmación vendría a  dar la razón a la tradicional reivindicación catalana -rechazada por varias  comunidades, con Extremadura a la cabeza- del principio de ordinalidad, en el  sentido de que las comunidades que más aportan al conjunto no sean luego  penalizadas y reciban menos en financiación per cápita, como ocurre ahora. El  principio de ordinalidad, que se aplica en Alemania, impide que las comunidades  donantes acaben perdiendo puestos en el ranking de financiación per cápita. Los  expertos que han elaborado este estudio consideran que la reforma es inaplazable  y que el nuevo modelo debería estar en funcionamiento como muy tarde en el año  2014.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario