Seis detenidos por la agresión a un grupo de ultras el pasado 12 de octubre

Seis personas han sido detenidas por los Mossos d’Esquadra por la agresión a un grupo de personas que vino de Madrid a Barcelona para manifestarse en la pasada celebración del 12 de octubre. Según fuentes policiales, los arrestos se han llevado a cabo en Vilanova i la Geltrú, L’Hospitalet de Llobregat y en la capital catalana y son personas relacionadas con la izquierda independentista.

A los arrestados se les imputa los delitos de lesiones, con el agravante de motivos de odio, y delitos de daños. La operación policial, que sigue abierta, ha sido ordenada por el juzgado de Instrucción número 19 de Barcelona.

Varios de los detenidos tienen ya antecedentes policiales por delitos de lesiones, daños, contra el orden público, contra la salud pública o denuncias por traer armas prohibidas.

Gran despliegue policial

Desde las seis de la mañana, además, un amplio dispositivo de los mossos se ha desplegado en Sants con 12 furgonetas para efectuar un registro en la casa okupada de Can Vies, colapsando el tráfico a primera hora en torno a la plaza de Sants. Unos 150 vecinos han cortado la carretera de Sants y han provocado retenciones de tráfico

Los Mossos también han facilitado la identidad de uno de los arrestados y cabecilla del grupo, se trata de Karim Akbih, que ha sido detenido en Vilanova i la Geltrú.

Los hechos tuvieron lugar en el barrio de Sants de Barcelona cuando varias personas agredieron, con un alto grado de violencia, a un grupo de personas que habían asistido a un acto celebrado en la montaña de Montjuïc.

El ataque tuvo lugar sobre las 16.30 horas, y fue dirigido contra varias personas que estaban tomando unas consumiciones sentadas en la terraza de un bar.

Encapuchados y organizados

Los jóvenes agresores, la mayoría de los cuales iban encapuchados, actuaron de forma organizada, planificada, con rapidez y con una alta dosis de violencia. Para acometer el ataque utilizaron utensilios peligrosos como palos, piedras, candados y armas blancas.

Fruto de la agresión resultaron heridas cuatro personas de diversa gravedad que necesitaron asistencia médica. Además se causaron daños al establecimiento por un valor superior a los 1.300 euros.

Las investigaciones policiales han permitido establecer que ese día el grupo de agresores salieron de forma organizada de la casa ocupadaCan Vies para realizar el ataque. Una vez perpetrada la agresión, varios de los presuntos autores devolvieron a Can Vies para buscar refugio.

Es por este motivo que los investigadores policiales, previa autorización judicial , han efectuado esta mañana una entrada y registro en este local para encontrar útiles o materiales relacionado con el ataque, así como otros indicios que permitan aportar nuevos elementos relacionados con la planificación de la agresión o con sus presuntos autores.

Fuente: “El Periódico”.

Deja un comentario