Ourense prohibirá gastar fondos públicos en alcohol y comidas privadas

La polémica surgida tras la difusión de las cuentas del PSOE ourensano, en las que figuran gastos en fiestas con gintonics, cubatas, marisco, chupitos en chiringuitos de playa de Mallorca y comidas en Toledo, Ciudad Real o A Coruña ya tiene consecuencias. La junta de portavoces del Ayuntamiento de Ourense ha decidido excluir de las asignaciones que reciben los grupos municipales pagos de “comidas privadas y alcohol”. También ha acordado la publicación trimestral de la contabilidad de todos los partidos y el reintegro a las arcas públicas de los “gastos impropios” realizados por los socialistas. Se trata de un acuerdo de mínimos un tanto confuso que ha sido ratificado por PSOE, PP y BNG, y del que Democracia Ourensana (DO), con dos ediles en la corporación, se ha desmarcado.

Las dudas que rodean el acuerdo recaen en sus difusos límites. El alcalde socialista, Agustín Fernández, explicó que “cualquier comida que no tenga relevancia o trascendencia pública” y ‘bebidas alcohólicas salvo las de celebraciones tradicionales como puede ser el magosto” no podrán ser financiadas con fondos públicos. “¿Comidas privadas? ¿Eso qué es? ¿Entonces, si nadie se entera sí que se pueden pagar?” se preguntó el líder del DO, Gonzalo Jácome. Ni el regidor ni los portavoces han aclarado tampoco qué comidas o celebraciones son “de trascendencia pública”.

Además, el PSOE devolverá los “gastos impropios” reflejados en su contabilidad. Sin embargo tampoco se ha concretado qué son gastos impropios. Se da por supuesto que el dinero destinado a alcohol y alimentación para celebrar la excarcelación del exalcalde Francisco Rodríguez, será devuelto. Pero según justificó por escrito la agrupación socialista a EL PAÍS, las comidas, chupitos, menús y consumiciones variadas pagadas en Toledo, Mallorca o A Coruña se corresponden a reuniones o foros de trabajo “para mejorar la calidad de vida” de los ourensanos.

Al acuerdo de mínimos suscrito por los grupos políticos del Ayuntamiento de Ourense le ha salido un portavoz díscolo. Gonzalo Jácome, líder de Democracia Ourensana, considera que limitar el gasto en alcohol es “implantar una ley seca” totalmente fuera de lugar. Jácome reclama la «libre disposición del dinero» porque es “ridículo” poner estas reglas de juego. Según su relato, el Bloque propuso suprimir cualquier gasto alcohólico y el debate acabó derivando solo en bebidas de alta graduación. “¿Entonces no vamos a poder echar aguardiente al café o a la queimada?” se preguntó extrañado ante los medios, definiendo la reunión y los argumentos vertidos en el despacho del regidor como «el camarote de los hermanos Marx». El portavoz de DO sí se mostró favorable a la difusión de la contabilidad en la web municipal, aunque insistió en calificar como “patético y cutre” los gastos y explicaciones del PSOE. Democracia Ourensana destina la totalidad de los fondos públicos que reciben (1.500 euros al mes) al alquiler de la licencia de emisión de Auria Televisión, una emisora local controlada por Jácome.

Y una vez más han pasado de puntillas por el supuesto “préstamo verbal humanitario” concedido al jefe del servicio de Recaudación, nueve meses antes de que fuese condenado a devolver 29.768 euros que habían desaparecido de las arcas municipales. El alcalde insiste en que “queda poco por devolver” y que “ha sido explicado y justificado” a los portavoces. El regidor asevera que incluso mostró registros bancarios, extremo negado por el líder local del PP, Rosendo Fernández. En la contabilidad de 2012 no figura ningún asiento contable que refleje el reintegro del préstamo. El PP también lo considera un “gasto impropio”, por lo que estudian medidas legales si el grupo socialista no aporta más documentación. Tampoco ha sido aclarado por qué el mismo abogado que denunció el caso en representación del ayuntamiento, posteriormente ejerció la defensa del funcionario condenado.

Los portavoces obviaron durante la reunión las “responsabilidades políticas” que exigió el BNG durante el pleno de la pasada semana que debatió la reprobación del alcalde y en el que llegaron a explicar que “alguien se tendrá que ir para casa”. Los nacionalistas alzaron el brazo para rescatar al regidor, pero nunca más se supo. Agustín Fernández ha explicado que serán los órganos internos del partido los que tomen una decisión. La asamblea local del PSOE -controlada por afines a Francisco Rodríguez- se reunirá esta tarde, pero la previsible ausencia de críticos próximos al secretario general, Pachi Vázquez, convertirá el encuentro en una balsa de aceite.

Fuente: «EL País».

Deja un comentario