Aumenta la violencia contra los menores por la crisis económica

La violencia contra los menores en el ámbito familiar está aumentando por las situaciones de tensión y desesperación que se viven en muchos hogares afectados por la crisis económica, según coinciden expertos del ámbito judicial y de organizaciones de defensa de la infancia. Durante la celebración de la jornada «Crisis económica, menores y justicia», la secretaria general del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, ha asegurado que «aunque las cifras son orientativas», la violencia contra los menores podría haber crecido un 13,6% en 2012.

 «En la convivencia diaria, existe una situación de crispación, de desesperación que lamentablemente puede degenerar en situaciones de violencia, en la que los menores son la parte más débil y desprotegida; son situaciones angustiosas que se viven las familias, no estamos hablando de una violencia exclusivamente física, sino de angustia que se traslada a los menores», ha reflexionado la representante de los abogados. Además, ha asegurado que «la austeridad impuesta por las administraciones públicas» está incidiendo en la protección jurisdiccional de los menores.

«Todas estas circunstancias como consecuencia de la crisis económica o de la forma de afrontar la crisis con una política de austeridad y de recortes podía afectar a la defensa de los derechos de los niños», ha lamentado la letrada, quien ha recordado que «el tratamiento a los menores en los tribunales debe ser distinto al de adultos, como en la necesidad de apoyo sicológico» y de más tiempo para su asistencia.

Desahucios y separaciones

Desde Unicef, el responsable de Infancia, Gabriel González-Bueno, ha advertido de que «la tensión en los hogares está incidiendo un aumento de la violencia que sufren los niños» y del «coste de futuro de no intervenir en infancia». Los niños viven procesos de desahucio, de separación de padres que tienen dificultades para mantener dos hogares y ven recortada la atención especializada por la reducción de los recursos en el ámbito de la justicia, ha explicado.

Ha recordado que el desempleo afecta el doble en los hogares con niños, en concreto, en las familias con menores creció el 120% entre 2007 y 2010. «Tenemos un problema de pobreza infantil muy intensa», ha opinado el representante de Unicef, quien ha destacado que «la pobreza infantil no depende de la riqueza de las naciones, sino de las políticas que se apliquen».

En este sentido, ha lamentado que las ayudas a la infancia «han sido más prescindibles» durante la crisis. «¿Tendrá que ver que los niños no votan? Además, ha alertado de que en algunos países con crisis económicas muy intensas, «crece, y mucho, la delincuencia juvenil».

Parados sin prestaciones

La portavoz de Save the Children, Yolanda Román, también ha coincidido en que «en contextos familiares donde se viven grandes tensiones, aumenta la violencia contra los niños, no sólo física, sino también psicológica». Carlos Chana, de Cruz Roja, ha insistido en la «brecha social» que está generando la crisis y en la pobreza que afecta a 2.200.000 niños en España.

El rostro de los menores que sufren la pobreza, ha dicho el responsable de Cruz Roja, es el de los hijos de parados que han agotado la prestación social y las ayudas familiares, los menores tutelados, los inmigrantes, los niños con discapacidad y los que padecen enfermedades crónicas, cuyos tratamientos no están cubiertos en la sanidad pública.

«Se ha generado una brecha social en las familias, que se va a transmitir de generación en generación y que perpetúa la pobreza», ha añadido. La coordinadora de la Red de Niñas y Niños con Discapacidad Cermi, Inés de Araoz, ha vaticinado que los recortes en las ayudas sociales «hará que en el futuro haya niños más discapacitados».

Fuente: «El Periódico».

Deja un comentario