Víctimas perfectas

En la sala de al lado, junto a un rincón lleno de juguetes, su hija, un torbellino de pelo azabache, hace dibujos en un folio. Mejor que no escuche. Aunque ha salido adelante, el relato que Shabana Choudry cuenta en la comisaría de los Mossos de Ciutat Vella sigue siendo demasiado triste. Durante casi tres lustros, esta paquistaní de 44 años sufrió maltrato psicológico por parte de su marido. Al final, llegaron los golpes. “Cuando comenzó a pegarme, ya vivíamos en Barcelona”, recuerda, y detalla el aislamiento en que vivía. “No hablaba el idioma; no tenía a nadie de mi familia ni a ninguna amiga; no sabía que la policía aquí iba a ayudarme pues en mi país da miedo”, comenta. A eso se suma el peso de la tradición. “Temía que si me divorciaba iba a decepcionar a mi familia”.

zoomShabana, una víctima de violencia de género, con una 'mosso'.

Shabana, una víctima de violencia de género, con una ‘mosso’.

Shabana personifica los condicionantes que convierten a muchas inmigrantes en víctimas perfectas para el maltrato. Según el Observatorio de la Violencia de Género, en el primer trimestre del 2013 el 34% de las denuncias presentadas en España por violencia machista fueron de extranjeras, lo que supone que la incidencia de esta lacra entre las foráneas triplica a la de las españolas. En lo que va de año, una de cada cuatro asesinadas por sus parejas era extranjera.

Fuente: “El Periódico”.

Deja un comentario