Una protesta de medio millar de personas bloquea el Parlamento de Bulgaria

Hoy, por primera vez en los 40 días de manifestaciones contra el Gobierno de  Bulgaria, se produjeron enfrentamientos violentos entre la  policía y los manifestantes, que dejaron varios heridos, mientras unos cien  diputados permanecían retenidos en el  Parlamento sin poder salir.

Medio millar de manifestantes empezó a bloquear por la tarde el Parlamento de  Sofía para impedir que los parlamentarios pudieran salir del edificio.

Según pudo observar Efe en el centro de la capital búlgara, los  manifestantes, que con el paso de las horas aumentaron hasta unos 3.000, se  concentraron sobre todo ante la puerta trasera del Parlamento, separada por  vallas policiales.

En medio de gritos de «dimisión», algunos diputados lograron salir del  edificio, escoltados por agentes de policía, aunque los manifestantes trataron  de bloquear sus vehículos.

Cerca de las 22:00, la policía intentó evacuar a un centenar de diputados  fuera del recinto parlamentario en un autobús, que fue bloqueado por los  manifestantes con una sentada en las calles adyacentes.

En medio de la confusión, cerca del autobús, se produjeron los violentos  enfrentamientos entre manifestantes y los agentes de la policía, que aparecieron  hoy por primera vez desde el inicio de las protestas con equipos de  antidisturbios.

Varios cristales del autobús fueron rotos a pedradas y botellazos, antes de  que volviera a entrar en el recinto parlamentario para poner a los diputados a  salvo, que continuaban allí cerca de la medianoche.

Entre los retenidos en el Parlamento están tres ministros, así como varios  periodistas que cubren la actividad parlamentaria para diferentes medios de  comunicación locales.

Según pudo constatar Efe, tres personas resultaron heridas hoy, aunque otras  fuentes no oficiales hablan de una decena.

El Ministerio de Interior no quiso dar cifras oficiales, aunque reconoció  esta noche que un agente de la policía había resultado herido en los  enfrentamientos.

«Nos quedamos aquí, si es necesario, toda la noche. Los diputados no tienen  por dónde salir. Tienen que pasar a través de nosotros», declaró a Efe un joven  manifestante.

Mientras tanto, la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, reiteró hoy  durante una visita a Sofía su apoyo a los manifestantes. «Podéis contar con  nosotros. Vamos a empujar al Gobierno hacia una verdadera lucha contra la  corrupción», dijo la también vicepresidenta de la Comisión Europea.

Las protestas en Bulgaria duran ya casi seis semanas, a causa del  controvertido nombramiento de un polémico empresario de dudosa reputación como  responsable de los servicios de inteligencia.

El nuevo Gobierno búlgaro del economista independiente Plamen Oresharski está  en el poder desde mayo.

El descontento de los manifestantes, que han llegado a reunir a decenas de  miles de personas, se dirige contra toda la clase política y la corrupción  política y económica.

Junto con el partido de la minoría turca, los socialistas forman una  coalición que tiene solo una mayoría parlamentaria relativa, mientras que el  hasta ahora gobernante partido GERB, populista conservador, está boicoteando el  trabajo parlamentario.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario