Seis detenidos por estafar 11 millones a constructores con proyectos falsos

La Policía ha detenido en Madrid a seis personas que  presuntamente estafaron a través de una sociedad fantasma casi  once millones de euros a empresarios, sobre todo de la construcción, con proyectos que resultaron ser  inexistentes.

En el transcurso de la operación, en la que ha sido imputada una persona más  por su presunta participación en delitos de estafa y asociación ilícita, se han  cursado otras dos órdenes de detención de otros implicados en la trama

El modus operandi era idéntico para todas las víctimas: primero, los miembros  de la trama recopilaban información extraída de dos páginas web sobre las  empresas, no sólo españolas sino también extranjeras de diferentes sectores, si  bien el más importante era el de la construcción.

A través de un estudio pormenorizado, los ‘captadores’ recababan toda la  información para asegurarse nuevos socios para una futura inversión  fantasma. Después, contactaban telefónicamente con las empresas recopiladas  y daban a conocer el proyecto.

Para ello, facilitaban páginas web que ellos creaban al efecto y allí  plasmaban notas de prensa, dominios sobre la empresa fantasma, fábricas  construidas y proyectos internacionales, que luego resultaron irreales.

Una vez que los empresarios se interesaban en la operación, el líder de la  red organizaba una reunión donde exponía de forma más pormenorizada el proyecto  de construcción y ensamblado de las plantas de producción y acordaba el dinero a  invertir.

Además, para hacer más creíble el proyecto, mostraba a las víctimas vídeos,  maquetas y salas de muestra sobre los supuestos proyectos. Las  investigaciones comenzaron en el mes de marzo del pasado año tras la denuncia  interpuesta en la comisaría madrileña del distrito de Hortaleza por un  empresario que dijo que le habían estafado 120.000 euros ya que había invertido  ese dinero en un proyecto que no existía.

El empresario había conocido a una persona que era representante de una  empresa en Zaragoza. La intención del empresario era la construcción de una  planta ensambladora de contenedores de barco con alta tecnología para  exportarlos al tercer mundo y así montar allí minifábricas para alimentar a los  residentes del país. La investigación ha sido llevada a cabo por la sección  de Policía Judicial de la Comisaría de Hortaleza-Barajas, perteneciente a la  Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja una respuesta