Muere en Llodio una mujer acuchillada por su marido

Un hombre de 49 años ha matado esta madrugada a su  mujer, de 26, en la vivienda en la que residían en la localidad  alavesa de Llodio, donde también estaba el bebé de la pareja, y  después ha llamado a su hermana para avisarle del crimen que acababa de  cometer.

La hermana del presunto homicida ha acudido alarmada al piso que la pareja  tiene alquilado desde hace unos meses en la calle Urumea de Llodio, donde ha  encontrado el cuerpo sin vida de su cuñada, Amagoia Elezkano. Acto seguido, a  las 05.20 horas, ha alertado a la Ertzaintza del asesinato y se ha hecho cargo  del bebé de la pareja.

Cuando la Policía vasca ha llegado a la vivienda ha arrestado al presunto  autor del crimen, que no tenía antecedentes por violencia machista y no ha  opuesto resistencia a la detención, y se ha incautado del cuchillo de cocina con  el que presuntamente ha matado a su esposa, 23 años menor que él.

El cuerpo de la víctima ha permanecido en el lugar hasta que, pasadas las  diez de la mañana, una comitiva judicial ha ordenado el levantamiento del  cuerpo, que ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense de Vitoria para  practicarle la autopsia.

El hombre detenido ha sido conducido primero a dependencias policiales y,  hacia las 09.15 horas ha vuelto a su casa para hacer la reconstrucción del  crimen, que se ha prolongado durante dos horas.

Muchos vecinos se han congregado en la zona, que estaba acordonada y, cuando  el presunto homicida ha salido del inmueble tapado con una manta algunos de  ellos le han increpado con gritos de «da la cara» e insultos. Y es que el  crimen ha conmocionado e indignado a esta localidad alavesa de unos 18.000  habitantes situada en el valle de Ayala, más próxima a Bilbao (20 kilómetros)  que a Vitoria, de la que dista más de 50 kilómetros.

Los hechos han ocurrido en el segundo piso de un inmueble de cinco alturas  ubicado en el número 4 de la calle Urumea de Llodio, una vía peatonal que está  en la parte trasera de la arteria principal del pueblo, la avenida  Zumalakarregi, y muy cerca del ayuntamiento.

La pareja tiene un bebé de año y medio, llamado Unai, que al parecer tenía  algunos problemas de salud. La fallecida era natural de la localidad vizcaína de  Orozko, situada a unos 7,5 kilómetros de Llodio y tanto ella como sus cuatro  hermanos eran muy conocidos en este pequeño municipio de unos 2.200 habitantes,  porque el abuelo de todos ellos es el carnicero del pueblo.

La joven además trabajaba en una residencia de personas discapacitadas de  Orozko, adonde se desplazaba a diario, cuyas trabajadoras aún no dan crédito a  lo que ha ocurrido. «Ella era muy agradable y su marido más serio pero  correcto», ha comentado una vecina del inmueble donde se ha producido el crimen,  quien ha añadido que ambos hacían «una vida normal» y que nunca había «oído un  grito», algo que ha corroborado otra mujer.

Sin embargo, un residente en este edificio ha desvelado que «en torno a la  medianoche» escuchó «ruidos y golpes» en el segundo piso, aunque no pensó en un  crimen porque «nadie esperaba que iba a pasar esto». Otro vecino ha dicho  incluso que ayer vio al presunto asesino «muy irritado» y que él sí «solía oír  ruidos» en la casa de la pareja, pero que siempre los atribuyó a que tienen un  bebé que nació de forma prematura y que «está enfermo».

Para repudiar este nuevo episodio de violencia machista, el primero en  Euskadi en lo que va de año aunque son ya 21 las mujeres muertas en España en  estos cinco meses, los Ayuntamientos de Orozko y Llodio han convocado esta tarde  sendos plenos extraordinarios y dos concentraciones.

El Parlamento Vasco ha condenado el asesinato en el pleno de hoy, en el que  se ha guardado un minuto de silencio por la fallecida, mientras que el Congreso  de los Diputados ha aprobado una declaración de apoyo a las víctimas de la  violencia de género, tras la muerte de tres mujeres en 48 horas, entre ellas  Amagoia Elezkano.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario