Miguel Blesa ingresa en la cárcel madrileña de Soto del Real

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha  ingresado poco antes de las 23:00 horas en la  prisión madrileña de Soto del Real, han  informado a Efe fuentes penitenciarias.

El titular del juzgado de instrucción número 9 de Madrid Elpidio José Silva  ha acordado hoy el ingreso  en prisión incondicional de Blesa en la causa en la que investiga la compra  del City National Bank (CNB) de Florida (EEUU) por parte de esta entidad en  2008.

Se trata de la segunda vez que Blesa ingresa en prisión, ya que fue  encarcelado por esta misma causa el pasado 16 de mayo, aunque el juez le fijó en  esa ocasión una fianza  de 2,5 millones de euros, que el banquero abonó al día siguiente, por lo que  estuvo menos de 24 horas en el centro penitenciario de Soto del Real.

En el auto de prisión, al que ha tenido acceso Efe, Silva justifica la  prisión sin fianza diciendo que aún hay  diligencias de investigación pendientes que quedarían «muy seriamente  afectadas» si éste «permaneciese en libertad».

El juez también habla del «significativo agravamiento de la pena  pronosticable» para el exbanquero a raíz de los nuevos indicios de criminalidad  que dice haber encontrado, que se basan en un intercambio de correos  electrónicos entre éste y el exdirector financiero de la caja, Ildefonso Sánchez  Barcoj, que hoy ha quedado en libertad tras declarar también como imputado.

Los mensajes hacían referencia a una información periodística en la que se  afirmaba que la operación podía encarecerse si se hacía en dólares y en ellos  Sánchez Barcoj dice: «Como sabes cubrimos en su momento no solo la totalidad de  las dos compras (la de CNB y la de la entidad mexicana Hipotecaria Su Casita),  sino 100 kilos más por si se ponía algo a tiro», escribió Sánchez Barcoj.

Blesa contestó: «(…) No era solo el encarecimiento, sino  el límite de autorización por la Comunidad de Madrid. Deja que alguien entre al  trapo, le daremos un buen pase. Moraleja: hazle a todo la prueba de stress, lo  que puede salir mal sale mal y si sale mal… ni te cuento».

Para Silva, estos mensajes «se refieren a que ambos imputados querían eludir  el control administrativo de la operación, ‘dar un pase’ a quien pudiese  obstaculizar tal proceder, actuando al margen de los adecuados protocolos  bancarios, aceptando los males posibles y confiando a la pura fortuna que tales  males o perjuicios no se produjesen».

Fuentes de la defensa de Blesa señalan, sin embargo, que los mensajes aluden  a un seguro de cambio suscrito por Caja Madrid, que de este modo se garantizaba  no quedar afectada por los cambios en la cotización del dólar.

Han añadido que, en esa época, Blesa tenía un enfrentamiento  con el medio que publicó la noticia, por lo que prefirió no aclarar nada para  que fuera la realidad la que desmintiera tanto ese extremo como la supuesta  necesidad de autorización por parte del Gobierno regional, que aseguran no era  preceptiva al no superar la operación el 5 % de los recursos propios de la  caja.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario