Los testigos protegidos del caso ‘Casuals’ se desdicen y sólo acreditan un incidente

Tres testigos protegidos en el caso abierto contra los Casuals, pieza clave para la acusación, se han  desdicho hoy en el juicio de las versiones incriminatorias  mantenidas hasta ahora y sólo han acreditado un incidente aislado, por la  agresión a unos subasteros que implica al principal acusado.

En el  juicio que desde principios de mes se sigue en la Audiencia de Barcelona contra  una veintena de Casuals, grupo radical de seguidores de FC Barcelona,  acusados de extorsionar a los propietarios de locales de ocio nocturno y de  agresiones a terceros por encargo, han comparecido hoy, cubiertos por mamparas y  entre fuertes medidas de seguridad, tres testigos protegidos, pieza clave de la  acusación. El primero en declarar, Juan S., que ha mantenido a lo largo de su  comparecencia un tono desafiante, se ha escudado en la falta de memoria,  reiterando frases como «no me acuerdo ni me quiero acordar» o «mi cabeza ha  hecho un reset«, y sólo al final, cuando se le han leído todas sus  declaraciones previas en sede policial y judicial, ha reconocido escuetamente  que entonces no dijo la verdad.

Los otros dos testigos protegidos sólo  han podido acreditar ante el tribunal un incidente ocurrido en unos juzgados en  diciembre de 2008, en el que el supuesto cabecilla de los Casuals,  Ricardo M.L. -para quien la fiscal pide 119 años de cárcel-, y otras tres  personas -entre ellas los subasteros acusados Santiago R. y su hermano Mauricio  R.-, les agredieron mientras esperaban a entrar en una subasta judicial.

Uno de estos dos últimos testigos protegidos, que ha reconocido que  comparecía «con bastante temor», ha admitido que cuando declaró en sede policial  y judicial sobre la batería de agresiones en locales de ocio nocturno que se  atribuyen a los Casuals lo hizo en base a «suposiciones» porque  hablaba de cosas que no había visto y que le habían explicado o había visto en  Internet.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario