La policía detiene a cuatro pederastas que llegaron a planear secuestrar a menores

Cuatro pederastas, que ideaban cometer gravísimos delitos contra menores, como secuestro, abusos, trata de personas y que incluso hablaron de homicidio, han sido detenidos por la Policía en una operación contra la pornografía infantil en Internet desarrollada en toda España. Los cuatro hombres, a los que se imputan esos delitos y otros de agresión sexual, han ingresado en prisión. La operación contra la red de pederastas y que llevaba preparándose un año se ha saldado con otros cuatro detenidos en distintos lugares de España además de otros dos imputados, estos seis últimos por delitos relacionados con pornografía infantil.

Los detenidos, de entre 25 y 60 años, mantenían conversaciones en portales y chats de Internet en las que intercambiaban material pornográfico en el que aparecían menores; además de sus experiencias personales referidas a abusos a niños, según ha detallado la policía.

La trama se destapó cuando un ciudadano, que entró en contacto en Internet con uno de los miembros del grupo, puso en conocimiento de las autoridades que el hombre le había propuesto que formase parte de la red en la que se compartían imágenes y se hablaba de prácticas sexuales con menores. Algunas eran solo planes pero otras, como después descubrió la policía, se habían realizado. Los detenidos llegaron a hablar incluso de secuestrar a niños para someterlos a prácticas sádicas, utilizarlos en orgías o someterlos a encierros en condiciones infrahumanas. Hablaban también de captar a niños y drogarlos para que no recordaran después los abusos.

Menores vulnerables

Su intención era, presuntamente, seleccionar a sus víctimas entre los menores de su entorno; aunque también barajaban la posibilidad de traerlos del extranjero de familias marginales. De hecho, los últimos días, la policía identificó a tres niños españoles que podrían estar en situación de riesgo; algo que permitió planificar el registro de los domicilios de los ahora detenidos.

La Brigada de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial llevaba más de un año investigando la trama junto a los agentes de las brigadas provinciales de las ciudades en las que vivían los implicados Galicia, Asturias, Andalucía y Madrid.

Fuente: «El País».

Deja un comentario