La niña muerta era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos

Asunta Basterra Porto, la niña hallada muerta el pasado fin de semana en una pista forestal de un ayuntamiento próximo a Santiago, era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos maternos, fallecidos con apenas un año de diferencia, han informado a Efe fuentes próximas a la investigación.

El 11 de diciembre de 2011 murió María del Socorro Ortega Romero, que había sido profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de Santiago, y su fallecimiento causó consternación en la capital gallega por su carácter repentino.

El 26 de julio del año siguiente feneció su marido, el abogado Francisco Porto Mella, a los 88 años, una doble pérdida que por su proximidad en el tiempo suscitó una conmoción en una ciudad pequeña, Compostela, en la que este matrimonio era muy conocido.

La pareja tenía una única hija, la letrada Rosario Porto, casada con Alfonso Basterra, periodista originario de Bilbao.

Rosario Porto y Alfonso Basterra adoptaron a una niña china, Asunta, cuando apenas tenía un año.

El cuerpo sin vida de esta menor, que a finales de este mes cumpliría trece años, fue localizado por unos viandantes en el municipio coruñés de Teo.

Sus dos progenitores, actualmente separados, están en estos momentos detenidos e imputados por la presunta comisión de un delito de homicidio.

Alfonso Basterra es un periodista originario de Bilbao y Rosario Porto hasta 2006 fue cónsul de Francia en Santiago, y según fuentes próximas a la familia hace tiempo que dejó de ejercer como abogada y cerró su bufete en Santiago.

En la actualidad no se le conocía actividad profesional concreta, según las mismas fuentes, pero viajaba con frecuencia a Marruecos en labores comerciales y en compañía, en alguna ocasión, de un ciudadano de ese país asentado en la capital gallega que sería amigo personal suyo.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario