La mayoría de la oposición rechaza la Lomce y advierte a Wert de que nace “muerta”

La mayoría de los grupos de la oposición han reiterado su rechazo al proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), durante el debate en el Pleno del Congreso, y han advertido al ministro de Educación, José Ignacio Wert, de que ante esta “falta de consenso”, el texto normativo “nace muerto”.

PSOE, PNV, CiU, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Coalición Canaria, Amaiur, ERC, BNG y Geroa Bai, que han dicho “no” a la ley, han renovado además su compromiso de derogar la ley. “A punto de finalizar el debate de la ‘Ley Wert’, sin cambios sustanciales y sin que el Gobierno escuche a la comunidad educativa, nos comprometemos compromete a derogarla en cuanto cambie la mayoría parlamentaria”, han leído los portavoces de estos grupos al inicio de sus intervenciones.

El debate lo han seguido desde la tribuna de invitados representantes de la Plataforma Estatal por la Defensa de la Escuela Pública -integrada por sindicatos de enseñanza, asociaciones de padres y de alumnos-, vestidos con las ‘camisetas verdes’ reivindicativas. A ellos se ha dirigido en primer lugar el diputado socialista Mario Bedera para darles las “gracias” por llevar dos años oponiéndose “al desatino de la ‘Ley Wert'”.

Para Bedera, la ley “crea problemas donde no los hay” y ha acusado al ministro Wert de no escuchar a los grupos parlamentarios, al admitir 12 enmiendas “inocuas” de las 770 presentadas, y pasar “el rodillo parlamentario”. Para este diputado, la Lomce es “mala” desde el punto de vista técnico y pedagógico, “un desatino, incongruente”, además de “injusta” porque “rompe con la igualdad de oportunidades”.

“Nunca un ministro había dejado a la escuela pública en tan poco”, ha dicho Bedera, que ha aprovechado su intervención y la presencia de representante de la Plataforma para mostrar su apoyo a la convocatoria de huelga general de la enseñanza del próximo 24 de octubre. “Participaremos todos y será un éxito”, ha apostillado.

El portavoz de Educación de CiU, Martí Barberá, ha acusado al Gobierno de “laminar” las competencias autonómicas con esta ley, que “impide” que la escuela catalana pueda desarrollarse, y de “atacar” el sistema de inmersión lingüística de la enseñanza en Catalunya, que, a su juicio, se ha “agravado” durante el debate parlamentario. “Es una anomalía que busquen soluciones a problemas que no existen”, ha afirmado, para añadir que los naci

onalistas “no van a consentir que el catalán esté por debajo del castellano”. Desde la filas de la Izquierda Plural, la diputada Caridad García Álvarez, ataviada con la camiseta verde reivindicativa de la escuela pública, ha advertido de que la Lomce se llamará “Ley Wert, ‘la breve'”, que ha “batido el récord” de enmiendas a la totalidad  y de concitar el “mayor rechazo” de la comunidad educativa.

Durante su intervención, esta diputada ha cuestionado el objetivo del ministro de mejorar la calidad y le ha acusado de querer acabar con la equidad y la igualdad de oportunidades. Por su parte, el diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán ha criticado el tono del debate y la manipulación política de las leyes educativas.

Si bien ha manifestado su rechazo a la norma, ha agradecido que el PP aceptara su enmienda para reforzar el castellano como lengua vehicular de la enseñanza o la de otorgar la condición de autoridad pública al profesorado. A su juicio, la Lomce no resuelve los problemas educativos, ni corrige la existencia de diecisiete “subsistemas” de enseñanza en el Estado.

El tono del debate ha subido cuando el portavoz de ERC Joan Tardà se ha dirigido al ministro, al que ha acusado de “sectario”, “clasista”, “nacionalista” y “fanático” y le ha advertido de que en Catalunya “no se va a aplicar” la ley.

Este “no pasarán” también ha sido enunciado por el diputado de Amaiur Xabier Mikel Errekondo, que ha tildado la norma de “españolizadora, centralizadora, uniformadora”, además de afirmar de que supone “una auténtica bomba en el corazón del pueblo vasco”.

Desde el BNG, Rosana Pérez Fernández ha lamentado que el proyecto se mantenga “intacto” tras haber pasado por el Congreso de los Diputados, y ha asegurado que se trata de todo un “corpus ideológico que poco tiene que ver con la educación” y que quiere “acabar con la realidad plurinacional y plurilingüe”.

La diputada del PP, Sandra Moneo, se ha dirigido a los socialistas, a lo que les ha dicho que “lo único que no necesita España es su modelo educativo”. Asimismo, ha calificado el debate de “ideologizado, sesgado, interesado” y ha acusado al PSOE de no dar “ni una sola oportunidad”, con su amenaza de derogar la ley, y de anteponer sus “intereses partidistas e ideológicos” al interés general.

Fuente: “La Vanguardia”.

Deja un comentario