La deuda del Consell deja sin comedor a 260 niños de un colegio en Alicante

Algunos de ellos, si no comen en el colegio, cuando llegan a casa no tienen nada que llevarse a la boca”, explicó Josué Amador, presidente del AMPA del colegio público Isla de Tabarca en Alicante, en el que la empresa que presta el servicio de comedor dejó de hacerlo este lunes debido a la elevada deuda de la Generalitat valenciana.

En este colegio CAES (Centro de Actuación Singular), ubicado en la zona norte de Alicante donde residen un importante número de familias con escasos recursos económicos y un gran número de inmigrantes, comen a diario 260 alumnos que han recibido una beca por parte de la Consejería de Educación con lo que solo pagan cinco euros al mes por el servicio. “En casa comemos lo que podemos, hay día que patatas, otro arroz, y muchos chavales si no comen aquí en casa menos”, reconocía una madre enfadada mientras recogía a sus vástagos.

La Consejería de Educación lleva casi un curso sin pagar a la empresa que presta el servicio de comedor desde hace cinco cursos. La deuda, desde septiembre pasado, asciende a 180.000 euros. La responsable del servicio de comidas, María Ángeles Pujante, no aguanta más: “Estamos asfixiados. Me llegan los impuestos y las nóminas, pero ellos no me pagan”.

Fuentes de la Consejería de Educación aseguraron que pagarán esta semana “parte de la deuda”, unos 19.000 euros, y fijarán un “calendario de pagos”. Algo que no le consta a la responsable de la empresa. “A mí no me dijeron nada de elaborar un plan, solo que pagarían algo”, dijo Pujante, cuya empresa ha llegado a tener 25 personas trabajando, pero los constantes impagos les obligaron a reducir su plantilla hasta los 17 actuales. A principio de este mes, la empresa ya amenazó con dejar de servir el comedor si no le pagaban. En aquella ocasión la consejería pagó el pasado 1 de mayo 17.000 euros para evitar que se quedaran sin comer.

El concejal de Educación del Ayuntamiento de Alicante, Antonio Ardit, se comprometió este lunes a pagar el servicio mientras llega el dinero de la consejería, por lo que este martes se restablecerá el comedor. La dirección del colegio y la empresa notificaron verbalmente a los padres que se quedaban sin servicio por las deudas del Consell. Y hubo 26 alumnos que no fueron recogidos por sus padres. “Sin comer no se quedarán, haremos bocadillos y el martes se compromete el Ayuntamiento a pagar el comedor hasta que llegue el dinero de la Generalitat”, dijo la gerente de la empresa.

Las madres que fueron a recoger a sus hijos estaban indignadas. “La consejería no paga, y nuestros hijos no comen”, se lamentaba Vanesa Amador. “Nosotros pagamos este mes el servicio y nos hemos quedado a medias”, agregaba Rocío, otra madre de cuatro hijos en este centro. Junto a ellas, y arrastrando varios vástagos Juana Fernández, que tiene tres hijos y de nueve nietos escolarizados en este colegio gritaba: “Rajoy algún día tendrá que rendir cuentas de esta injusticia”.

El representante del AMPA admitía que su centro es al que más dinero debe la Administración y “el más necesitado” por el elevado número de familias azotadas por la crisis. Algunas madres trabajan en la venta ambulante en los mercadillos de la provincia y no pueden atender a sus hijos. “No estamos pidiendo nada raro, solo el comedor para nuestros hijos”, dijo el presidente del AMPA.

Y en el ámbito político hubo reacciones. El portavoz del Grupo Socialista, Miguel Ull, denunció la “inactividad” de la alcaldesa, Sonia Castedo, que no “aprovecha sus viajes a Valencia para solucionar estos problemas”. La diputada autonómica de Esquerra Unidada, Esther López, lamentó que “la asfixia del Consell provoque situaciones intolerables”, y la diputada de Compromís Mireia Mollà consideró que Educación “ha traspasado todos los límites” con estas deudas.

Fuente: «El País».

Deja un comentario