La banca que manipuló el Euribor acepta la multa como mal menor

 Los seis grandes bancos internacionales que manipulaban los tipos de interés interbancarios Libor y Euribor para influir artificialmente en los precios de los derivados han aceptado la multa récord de la Comisión Europea (CE) como un mal menor, mientras que Bruselas espera que tenga un efecto disuasorio.

No obstante, algunos analistas consideran la multa “insuficiente” para evitar casos similares en el futuro, porque con toda probabilidad no llega ni de lejos a los beneficios que han sacado los bancos con esta práctica, indicó a Efe Mario Mariniello, del centro de estudios bruselense Bruegel.

La multa de 1.712,5 millones de euros es la más elevada impuesta jamás por la CE y pretende “castigar y disuadir” la formación de carteles en los mercados financieros, indicó el vicepresidente y comisario de competencia, Joaquín Almunia.

Las sanciones multimillonarias han recaído sobre Deutsche Bank (725,4 millones de euros), Societé Générale (445,9 millones), Royal Bank of Scotland (391,1 millones), JPMorgan (79,9 millones), Citigroup (70 millones) y el corredor RP Martin (247.000 euros).

Barclays y UBS se han liberado de una multa por importe de 690 millones y 2.500 millones, respectivamente, por haber revelado la existencia de los carteles, mientras que Citigroup ha recibido inmunidad en una de las infracciones, ahorrándose 55 millones.

Todas las entidades han obtenido una reducción del 10 % en sus multas, por haber admitido su participación en uno o más carteles.

La anterior multa más elevada impuesta por Bruselas fue en 2012 por 1.470,5 millones de euros a varios fabricantes de televisores por fijar los precios de monitores de tubos de rayos catódicos.

El importe de las multas se calcula en función de un porcentaje del valor de las ventas vinculadas a la infracción, la duración de la participación en los carteles y teniendo en cuenta la gravedad de la violación, entre otros factores.

Para cada empresa, el límite máximo de las multas es del 10 % del volumen de negocios total del ejercicio anterior.

Según Almunia, la infracción más grave en el ámbito de la competencia es un cartel y en este caso no era pequeño, sino que su manipulación “afecta a miles y miles y miles de usuarios de derivados y la manipulación de los índices de referencia a millones, porque no sólo son utilizados como subyacente de un derivado sino también para las hipotecas de la gente”.

El vicepresidente de la CE señaló que “caben acciones privadas” para buscar una compensación por los prejuicios sufridos.

El ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha admitido que la manipulación “puede haber tenido un impacto” en hipotecas españolas.

Pese a la multa récord impuesta por la CE en este caso, Mariniello considera que no sirve para “espantar” a los bancos y que las sanciones deberían ser en general “lo suficientemente elevadas como para no hacer rentable” esta conducta.

Por ello, algunos expertos sugieren que las multas sean de seis a siete veces mayores que las ganancias esperadas de la infracción, recuerda este experto, pero admite que es difícil calcular o conocer con certeza los beneficios que una empresa ha sacado de un cartel.

Algunos como Deutsche Bank han hecho aprovisionamientos para varios litigios y multas, según medios germanos, por lo que estas entidades simplemente descuentan las sanciones de este fondo.

“Obviamente no les hace daño la multa, teniendo en cuenta el volumen de negocio y la cartera que mueven”, señaló Mariniello, que apuntó que éste tampoco es el objetivo principal, sino la disuasión.

En su opinión, las multas deben ir acompañadas de una reforma para reforzar el control sobre el Libor y el Euribor, como propuso la CE. Las entidades multadas participaron en uno o varios carteles en los mercados de derivados de tipos de interés denominados en euros, yenes y en un caso en el euroyen del Tibor, a fin de “distorsionar el curso normal de la formación de precios” de estos instrumentos.

El valor de estos instrumentos financieros depende de un tipo de interés de referencia como Libor, el Euribor o el tokiota Tibor.

Los operadores de los bancos discutieron sobre la entrega de los cálculos a los paneles para la fijación de los índices de referencia, y todo para “aumentar el beneficio de sus bancos y sus propias primas”, dijo Almunia.

Según algunas de las conversaciones publicadas por los medios de comunicación, los bancos pedían directamente a sus interlocutores en las otras entidades del cartel si podrían rebajar el Euribor a 12 meses, por ejemplo, e incluso se ofrecían sin tapujos a cambiar los cálculos del panel o influir en ellos, al afirmar “no dudes en decirme si necesitas cualquier otra cosa”.

En todo caso, la multa impuesta por la CE “no supone el fin de la historia”, porque HSBC, Crédit Agricole y JPMorgan no han admitido su culpabilidad en el caso de los derivados denominados en euros, ni tampoco el bróker ICA en los de yenes, por lo que Bruselas sigue investigando.

Fuente: “La Vanguardia”.

Deja un comentario