Interior abre una investigación por el caso de la muerte del empresario del Gayxample

 El conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha anunciado hoy la apertura de “una información reservada” sobre la muerte del empresario del Gayxample Juan Andrés Benítez en la madrugada del 6 de octubre en el barrio del Raval tras ser reducido por los Mossos d’Esquadra.

Espadaler se ha referido a este suceso en la sesión de control del Parlament al responder a una pregunta del diputado del PP Pere Calbó sobre cómo piensa actuar el Departamento de Interior si los vídeos que recogen el suceso contradicen la versión oficial de los Mossos d’Esquadra.

Según el conseller de Interior, “hay que evitar juicios paralelos” puesto que los hechos ya están siendo investigados judicialmente, pero una vez dados a conocer los dos vídeos grabados por vecinos del Raval en los que se aprecia cómo diversos agentes de los Mossos golpean repetidamente al empresario, “hemos abierto una información reservada”. “No nos precipitemos al sacar conclusiones”, ha pedido Espadaler antes de subrayar que “el primer interesado en aclarar lo sucedido” es su propio departamento y también el cuerpo de los Mossos d’Esquadra.

Según fuentes judiciales, los dos vídeos, que ya obran en poder del juez que investiga el caso, avalan lo que dos testigos explicaron en sus declaraciones judiciales, y es que al menos cuatro agentes dieron puñetazos, rodillazos y patadas a Benítez cuando éste se encontraba en el suelo, con los policías encima, y gritando de dolor.

Según estos testigos, Benítez agredió sin motivo aparente a una mujer marroquí que esperaba en un coche a la puerta de su casa, y después se peleó con el marido de ésta, que había acudido en su auxilio, pero a partir de la llegada de los Mossos d’Esquadra al lugar de los hechos las versiones sobre lo ocurrido son contradictorias.

La autopsia reveló que Benítez murió como consecuencia de múltiples golpes en el “cráneo” que le causaron un fallo cardíaco, pero no aclaró si esos golpes los recibió durante la pelea, se los propinó él mismo durante la reducción de los Mossos -según la versión policial-, o se los dieron los policías, como sugieren las imágenes de los vídeos.

La víctima sufría una enfermedad cardíaca que, según la autopsia, pudo influir también en su muerte.

Fuente: “La Vanguardia”.

Deja un comentario