Imputados catorce mossos por las lesiones a un joven que perdió un ojo el 29-M

Una juez de Barcelona ha citado a declarar como imputadoscatorce mossos d’esquadra por las lesiones causadas a un  joven que perdió un ojo presuntamente por el  impacto de una pelota de goma en la manifestación por la huelga general del  29 de marzo de 2012.

En la resolución, a la que ha tenido acceso Efe, la titular del juzgado de  instrucción número 15 de Barcelona imputa a los catorce antidisturbios, después  de que la Audiencia de Barcelona le obligara a reabrir la denuncia presentada  por la víctima, que había sido archivada por falta de autor conocido.

Para el próximo viernes día 14, la instructora ha citado a declarar a los  catorce antidisturbios -entre sargentos, subinspectores y escopeteros- de dos  furgones de los Mossos d’Esquadra que la tarde del 29-M estaban operativos en la  confluencia del paseo de Gracia y la plaza Catalunya de Barcelona, donde el  denunciante asegura que resultó herido.

La víctima, que ha tenido que someterse a una reconstrucción del glóbulo  ocular mediante implante, presentó en octubre del año pasado una denuncia en los  juzgados en la que aseguraba que recibió el impacto de una pelota de goma  disparada «directamente» por un mosso d’esquadra, cuando iba a cruzar la plaza  Catalunya para encontrarse con unos amigos con los que había quedado para tomar  algo.

El denunciante afirma que, cuando se disponía a marcharse del lugar, se vio  sorprendido por las cargas de los antidisturbios, que empezaron a disparar  salvas y pelotas de goma. La juez instructora acordó el archivo de la causa,  pero la Audiencia ha estimado el recurso que presentó el denunciante y ha  ordenado reabrir el procedimiento para practicar las diligencias de instrucción  necesarias para identificar al posible autor de los hechos y determinar si éstos  son constitutivos de delito.

En opinión de la sección tercera de la Audiencia, lo sucedido podría ser  calificado como un «delito de lesiones que provoca la pérdida o inutilidad de un  órgano o miembro principal», por lo que cree «patente la gravedad de los hechos  denunciados», que podrían acarrear penas de entre seis y doce años de cárcel.  «En estas condiciones, no parece razonable que, sin haber realizado ninguna  diligencia de instrucción, se afirme de forma concluyente que no existe autor  conocido ni persona a la que imputar los hechos denunciados», prosigue el auto  de la Audiencia, al que ha tenido acceso Efe.

Para el tribunal, independientemente de si se logra identificar a la persona  denunciada, es necesario investigar los hechos para poder determinar si las  lesiones sufridas por la víctima «son dolosas (como se desprende del relato de  la denuncia, al decir que el agente de la autoridad disparó directamente al ojo  derecho), imprudentes o fortuitas, toda vez que de ello se derivan consecuencias  procesales nada desdeñables».

La sala recuerda a la juez que, en el caso de apreciar que los hechos  constituyen un delito de lesiones dolosas, el único órgano competente para  acordar el archivo de la denuncia sería la propia Audiencia, no la  instructora. Además de la denuncia de la víctima, en la causa figura un  informe de asistencia sanitaria que el Hospital Clínic, que atendió al herido,  remitió a los juzgados de guardia al día siguiente de los hechos para informar  de que un joven había acudido al centro con un traumatismo causado por una  pelota de goma.

A raíz del auto de la Audiencia, la titular del juzgado de instrucción número  15 requirió la identificación de los antidisturbios desplegados en el punto  donde ocurrieron los hechos al Departamento de Interior, que, como ha hecho en  otros casos, le remitió el listado de todos los agentes que actuaron en la zona  de la manifestación, según fuentes judiciales.

Por ese motivo, la magistrada envió un nuevo oficio a los Mossos d’Esquadra  para apremiarles a concretar la posición que ocupaban los vehículos en que  viajaban cada uno de los escopeteros de su listado y pedirles un croquis de la  zona donde se encontraban los furgones, con la matrícula de cada uno de  ellos.

Facilitada esa información, la juez instructora ha delimitado la situación de  los furgones y, para el próximo viernes, ha citado a declarar a los responsables  de los dos vehículos de antidisturbios en los que se centran las sospechas de  haber causado las lesiones al denunciante.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario