Imputado el presidente de Unilever España en el marco de la operación Pitiusa

Jaime Aguilera, presidente de Unilever España (grupo al que pertenecen Frigo, Maizena, Signal y otras marcas), ha  sido uno de los imputados detenidos por la Policía Nacional en el marco de la  operación Pitiusa que las autoridades mantienen abierta, según  ha podido saber LaVanguardia.com de fuentes de la investigación. El  propio Aguilera ha explicado a este diario que estaba citado por la Policía  Nacional para mañana en calidad de imputado detenido, pero pidió  adelantar su declaración y ha acudido hoy mismo a la comisaría de la Policía  Nacional en el barrio de la Verneda de Barcelona, donde se le ha tomado  declaración durante dos horas y, posteriormente, ha sido puesto en libertad.

Hay casi una treintena de personas arrestadas en diferentes puntos de España,  entre detectives, empresarios y agentes de la Guardia Civil, la Policía Nacional  y la Agencia Tributaria, en la tercera fase de la «operación Pitiusa», contra el  tráfico y la venta de datos.

Según han informado a Efe fuentes cercanas al caso, la mayor parte de las  detenciones -16- se han llevado a cabo o se practicarán en Barcelona, si bien  también se han producido arrestos en Madrid (5), Cantabria (2), País Vasco (2) y  Aragón (1), además de en Andalucía.

La operación, que sigue abierta, está dirigida por el titular del Juzgado de  Instrucción número 17 de Barcelona, en colaboración con los fiscales  anticorrupción Fernando Bermejo y Pedro Horrach. Entre los detenidos  figuran sobre todo detectives, aunque también hay agentes de la Guardia Civil,  de la Policía Nacional y de la Agencia Tributaria, según las mismas fuentes.

A las personas implicadas se las ha citado para que comparezcan en las  dependencias del Área de Seguridad Privada de la Policía Nacional, donde se les  tomará declaración en calidad de detenidos y en presencia de un  abogado. Posteriormente, según las mismas fuentes, se prevé que estas  personas queden en libertad a la espera de ser citados por el juez que investiga  el caso.

En mayo del año pasado la Policía Nacional detuvo a 88 personas en el marco  de la operación «Pitiusa» contra una organización dedicada al tráfico de datos  personales y empresariales, según informó entonces el Ministerio del  Interior. A los arrestados se les atribuía la presunta comisión de los  delitos de intrusismo profesional, descubrimiento y revelación de secretos,  cohecho y blanqueo de capitales.

Entre los detenidos había 40 detectives privados, 15 empleados públicos y 33  empresarios, asalariados y particulares. El origen de estas investigaciones  se sitúa en marzo de 2011 en Barcelona por las actividades de un policía local,  exdetective privado, que presuntamente utilizaba y cedía datos confidenciales  obtenidos por su condición de funcionario público.

Posteriormente se descubrió que formaba parte de una estructura organizada de  carácter horizontal dedicada al mercadeo de información y datos reservados de  carácter personal y empresarial a gran escala, con ramificaciones en todo el  territorio nacional.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario