El Tribunal Supremo ratifica el aval del TSJC al modelo de inmersión lingüística

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación que interpuso una familia contra el auto del TSJC que avaló, el  8 de marzo de 2012, el sistema de inmersión lingüística en las  escuelas catalanas. El alto tribunal catalán consideró la introducción del  castellano para las familias que lo pidieron en su momento, pero no de forma  generalizada.

Ahora, el Supremo ratifica la decisión del TSJC y no cuestiona el sistema en  sentido general, aunque recuerda que en aquellos casos que las familias lo  soliciten, se debe introducir el castellano como lengua vehicular «en la  proporción que la generalidad estime conveniente «en» el colegio y el curso  «donde sus hijos sigan la enseñanza.

La familia que había recorrido el recurso contra el auto del TSJC había  interpuesto el primer recurso en mayo de 2006 cuando uno de los hijos cursaba 2 º de ESO y otro 3 º de Primaria. El padre, Feliciano Sánchez, solicitaba que el  castellano fuera introducido como lengua vehicular de forma proporcional y  equitativa en relación al catalán, y también que las comunicaciones, circulares  y documentaciones que hiciera el centro fueran escritas en castellano. Desde  entonces, se han ido sucediendo diferentes recursos y sentencias.

El último ha sido un recurso contra el auto del TSJC del pasado 8 de marzo de  2012, que avaló de forma general el modelo de inmersión lingüística, aunque sí  estimó la petición hecha por tres familias que habían pedido la escolarización  en castellano para sus hijos.

Este auto se hizo a raíz de una sentencia del Supremo de diciembre de 2010  que puso en cuestión la inmersión. En la sentencia hecha pública este martes,  los magistrados del TS no ponen en cuestión todo el sistema, aunque sí recuerdan  que la Generalitat debe introducir el castellano como lengua vehicular en los  casos en que los padres lo soliciten.

Según consta en la sentencia, el Supremo entiende que esta escolarización se  hará con el castellano como lengua vehicular «en la proporción que la  Generalitat estime conveniente», en ese «colegio y curso en el que los hijos del  recurrente sigan la enseñanza «.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja una respuesta