El Tribunal Europeo de Derechos Humanos deroga la doctrina Parot

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha derogado la llamada doctrina Parot. La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha anunciado este lunes su fallo definitivo en el que ratifica la condena dictada contra España por la aplicación de la doctrina a la etarra Inés del Río Prada. La sentencia, favorable a la denunciante, desestima el recurso del Gobierno español tras haber sido condenado, en julio del año pasado, a excarcelar a Del Río en el plazo más breve posible y a indemnizarla con 30.000 euros por daños morales y 1.500 por gastos y honorarios, por aplicarle dicha doctrina.

La resolución fue leída por el presidente del Tribunal, el luxemburgués Dean Spielmann, desde la sede de ese organismo en Estrasburgo después de que la vista se celebrara el pasado 20 de marzo. En la lectura Spielmann informó de que la resolución se alcanzó por 15 votos a favor por dos en contra, por lo que la mayoría estuvo de acuerdo en considerar que Del Río permanece bajo detención irregular y ordena su puesta en libertad. Además, dicta una indemnización de 30.000 euros más para la etarra.

Según la sentencia, España ha violado los artículos 7 y 5.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos que respectivamente establecen que “no hay pena sin ley” que la avale y “el derecho a la libertad y la seguridad” en el caso de la etarra y le he instado a liberarla “a la mayor brevedad” y le obliga a indemnizarla con 30.000 euros por daños morales en un plazo de tres meses, tal y como dictó su Tercera Sección en su sentencia del 10 de julio de 2012. También obliga a España a pagarle 1.500 euros en concepto de costas judiciales.

La Gran Sala del tribunal europeo ha fallado por 15 votos contra dos que “ha habido violación del artículo 7” de la Convención Europea de Derechos Humanos y por “unanimidad” ha confirmado que desde el 3 de julio de 2008 la demandante ha sido objeto de una detención “no regular” en violación del artículo 5.1, según la lectura de la sentencia final, en audiencia pública.

Está previsto que a las 13.00 horas los ministros del Interior, Jorge Fernández Díaz, y de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, comparezcan para hacer una primera valoración de la sentencia del TEDH que deroga la doctrina Parot.

Del Río formó parte del histórico comando Madrid a mediados de los años 80, liderado por José Ignacio de Juana Chaos y responsable, entre otros, del atentado con coche bomba en julio de 1986 en la madrileña plaza de la República Dominicana, en el que murieron 12 guardias civiles. Fue condenada por 23 asesinatos a 3.000 años de cárcel, de los que 2.232 correspondían a esa acción, y pese a que su puesta en libertad debería haberse producido en julio de 2008, por haber obtenido los beneficios penitenciarios, la aplicación de la doctrina la pospuso a 2017.

Esa doctrina se basa en un dictamen del Tribunal Supremo de febrero de 2006 por el que la ejecución de la totalidad de la condena comienza con las penas más graves y los beneficios se aplican individualmente para cada una de ellas, y no sobre el máximo legal de 30 años de permanencia en prisión. De este modo, una vez cumplida la pena más grave, se debe cumplir la siguiente, y así sucesivamente hasta el límite legal, lo que alarga la estancia en la cárcel.

En julio de 2012, después de que Del Río recurriera su caso ante el TEDH, este tribunal concluyó que su aplicación fue “irregular” y que las autoridades españolas debían ponerla en libertad lo antes posible.

La sentencia de hoy sólo aborda este caso, pero sus conclusiones van a efectos prácticos más allá del mismo por la repercusión que puede llegar a tener en todos los presos a los que se les haya aplicado.

En la vista de marzo, los representantes del Gobierno español habían afirmado que el fin de esta doctrina conllevaría la puesta en libertad de 54 terroristas de ETA, siete del GRAPO, uno del GAL y 14 presos comunes, uno de ellos condenado por 74 violaciones.

El Gobierno ha estado representado este lunes en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo por el embajador permanente de España ante el Consejo de Europa, Fernando Alvar González.

Fuente: “La Vanguardia”.

Deja un comentario