El Tribunal Constitucional levanta la suspensión sobre el impuesto catalán a los depósitos bancarios

El Tribunal Constitucional (TC) ha acordado levantar la  suspensión provisional sobre el impuesto  a los depósitos bancarios aprobado en Catalunya que acordó hace  cinco meses, cuando admitió  a trámite el recurso de inconstitucionalidad planteado por el Gobierno  contra el mismo.

En un auto de 16 páginas con fecha del 21 de mayo, el Constitucional avala el  gravamen «en un momento de fuertes recortes presupuestarios, obligados para  afrontar las actuales exigencias de reducción del déficit y del endeudamiento de  la comunidad autónoma de Catalunya». Además, el Tribunal señala que en caso de  que finalmente se anulase, sería fàcil devolver el dinero porque los titulares  de los pagos estarían perfectamente identificados para la devolución.

Sin embargo, la decisión del Constitucional no determina ninguna orientación  sobre cuál será la decisión final respecto al fondo del asunto, que afecta a si  las comunidades autónomas pueden o no gravar lo mismo que ya hace un impuesto de  rango estatal.

El tribunal avala este razonamiento de Parlament y Generalitat, y además  recuerda que el déficit de Catalunya fue del 4,02 por ciento del PIB en 2011 y  de un 1,96 por ciento en 2012, que suponen «una importante desviación con  respecto del objetivo de estabilidad presupuestaria». Sobre los perjuicios que  el Gobierno central aduce que acarrearía a las empresas y familias, el  Constitucional lo considera una hipótesis no acreditada, y que en todo caso «no  puede prevalecer sobre los que sufrirían los intereses generales de la comunidad  autónoma si la suspensión se mantuviese».

La Abogacía del Estado, en representación del Gobierno, pidió mantener esta  suspensión porque levantarla podría «generar perjuicios irreparables para las  entidades de depósito sujetas al pago del tributo», y sería un obstáculo para  particulares y empresas dadas las dificultades actuales para acceder a créditos.  También pidió el mantenimiento de la suspensión alegando que otras comunidades  autónomas podrían imponer impuestos similares, pero el Constitucional ha  rechazado este argumento por ser «una mera hipótesis no confirmada».

Además, el tribunal detalla que el Gobierno central también ha creado un  impuesto estatal sobre los depósitos bancarios a tipo cero, con lo que desbarata  el argumento de que la iniciativa catalana pueda expandirse al resto del las  comunidades autónomas.

El levantamiento de la medida provisional se ha acordado cuando se ha  cumplido el plazo previsto por la ley para que se prolongara o levantara la  suspensión, ya que la admisión a trámite fue adoptada por el TC en  enero.
El Ejecutivo de Artur Mas aprobó recientemente la creación de un  impuesto sobre los depósitos bancarios con el que esperaba ingresar 500 millones  al año, pero el  Gobierno anunció su recurso contra esta decisión al considerar que las  autonomías no tienen capacidad para fijar un impuesto a dichos  depósitos.
El pasado 28 de diciembre, el presidente Mariano Rajoy dijo en  rueda de prensa que el Gobierno había aprobado una norma por la que el  Ejecutivo establecía su propia capacidad para fijar un impuesto a los depósitos  bancarios, por lo que no tenía sentido que las autonomías establecieran un  impuesto distinto.
De este modo, el Gobierno recurrió ante el TC pidiendo  la suspensión temporal de la medida en tanto el alto tribunal no resuelve sobre  el fondo del asunto, lo que inicialmente acordó el Constitucional. Ahora levanta  aquella suspensión.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario