El Supremo reduce las penas por el ‘caso Ballena Blanca’ de blanqueo de dinero

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha dejado reducida a su mínima expresión la mayor operación de blanqueo de capitales en España, el caso Ballena Blanca, que se queda con un único condenado a penas que pueden llevarle a la cárcel. Es el cabecilla de la red, el letrado Fernando del Valle, que cuenta con una condena de cinco años y seis meses de prisión. Los otros cuatro condenados por la Audiencia de Málaga se quedan con penas inferiores a los dos años, por lo que se libran de la cárcel si carecen de antecedentes penales.

La investigación judicial se saldó con 19 procesados por, supuestamente, blanquear dinero desde el despacho profesional de Fernando del Valle en la localidad malagueña de Marbella. La Audiencia de Málaga solo condenó a cinco de los imputados y ahora los magistrados del Tribunal Supremo rebajan las penas.

Los jueces sostienen que Fernando del Valle no cometió un delito continuado de blanqueo de capitales sino “de blanqueo al uso”. De este modo, la condena de prisión se reduce de seis años y tres meses a los cinco años y medio. Del Valle estaba acusado de lavar 12 millones de euros.

La sentencia relata también que la suma que el abogado chileno defraudó a Hacienda es inferior a la cantidad que le atribuyó la Audiencia de Málaga, por lo que se rebajan los tiempos de prisión de los otros cuatro condenados, que fueron sentenciados a penas de entre uno y tres años y tres meses de prisión. Ahora solo se enfrentan a menos de dos años, por lo que no ingresarán en la cárcel al no tener antecedentes.

Del Valle estaba acusado de lavar 12 millones de euros mediante un entramado internacional de sociedades para eludir a Hacienda con conexiones en Turquía, Argelia, Finlandia, Suecia, Irán, Francia y Marruecos. Ahora el Supremo no respalda la idea de trama internacional que durante la fase de instrucción llevó a la Fiscalía Anticorrupción a ligar el bufete del cerebro de la red con el fraude de la petrolera rusa Yukos.

La sentencia supone un nuevo varapalo a las peticiones del ministerio público, que al finalizar el juicio en 2011 elevó de 15 a 17 los años de cárcel que pedía para Del Valle y mantuvo la acusación contra los otros 18 procesados, de los que 14 fueron absueltos por la Audiencia de Málaga.

Los cinco magistrados del Supremo detallan en la sentencia, que consta de 285 folios, que la suma que el abogado defraudó a Hacienda es inferior a la cantidad que le atribuyó la Audiencia de Málaga, por lo que se rebajan los tiempos de prisión de los otros cuatro condenados, que fueron sentenciados a penas de entre uno y tres años y tres meses de prisión. Ahora solo se enfrentan a menos de dos años, por lo que no ingresarán en la cárcel al no tener antecedentes.

Para el principal imputado, el fiscal también pedía más de 37 millones de euros de multa y una indemnización de 610.846 euros para Hacienda por cuotas defraudadas. Pero el Supremo también reduce a menos de la mitad las sanciones incluidas en la sentencia de la Audiencia de Málaga. En el caso de Del Valle, se pasa de 2,6 millones de euros a 1,2 millones.

Para el supuesto narcotraficante de origen francés Sophiane Hambli, condenado por un delito de blanqueo a tres años y tres meses, la pena de cárcel se ha reducido a dos años, y la multa, de 1,5 millones a 700.165 euros. Para los otros dos acusados, el finlandés Aimmo Veitolauinem, procesado en Suecia por delitos económicos, y su mujer María Leena Veitolauninem, la reducción de condena por los mismos delitos de blanqueo también ha sido de tres años y tres meses a dos años de prisión. Tendrán que hacer frente a una sanción de 1.378.399 euros.

La Operación Ballena Blanca se desarrolló durante el año 2005. Dos años tardó la Fiscalía Anticorrupción en entregar al Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella el escrito en el que detallaba la supuesta trama organizada para blanquear el dinero procedente de la actividad de grupos del crimen organizado a través del despacho que dirigía Del Valle. Su bufete manejaba casi 1.000 sociedades, la mitad bajo sospecha de la policía.

La investigación policial provocó más de 50 detenidos entre los que había notarios y abogados. La red presuntamente blanqueó en la Costa del Sol más de 250 millones de euros. La policía intervino bienes y fincas valoradas en más de 500 millones.

El letrado Fernando del Valle,principal condenado por la trama de blanqueo de capitales descubriera en la Operación Ballena Blanca, planificó un entramado empresarial con el objetivo de garantizar la opacidad de las operaciones de sus clientes, en su mayoría extranjeros.

El abogado ofrecía entre sus servicios la constitución de una sociedad de responsabilidad limitada con una personalidad jurídica extranjera y una persona física española. El dinero y la propiedad procedían de una de los cientos de empresas que tenía constituidas Del Valle en Delaware o en algún paraíso fiscal. Paralelamente, se abría una cuenta bancaria en España de la firma extranjera que copaba el accionariado de la firma constituida en España. Siempre tenía un único autorizado: Del Valle.

El 15 de marzo de 2010 se inició en la Audiencia de Málaga el juicio. La defensa de Del Valle planteó desde el principio una batería de alegaciones en un intento de conseguir la nulidad de la causa. Vulneración de derechos fundamentales, escuchas telefónicas ilegales, causa iniciada sin indicios, falta de tiempo para preparar la defensa, ausencia de intérpretes para los acusados extranjeros fueron algunas de las alegaciones.

El tribunal decidió anular finalmente las escuchas telefónicas. Las defensas, por otra parte, amenazaron también con pedir la nulidad de las actuaciones si se incorporaban al caso una serie de tomos traspapelados que aparecieron unidos por error al sumario del caso Malaya, que también se instruyó en el Juzgado número 5 de Marbella.

La defensa de Del Valle aprovechó los errores del proceso para cargar contra la justicia. “La Ballena Blanca se ha quedado en un chanquete”, llegaron a decir.

Fuente: «El País».

Deja una respuesta