El PP pierde la mayoría absoluta en el gran feudo de Madrid

El PP, si ahora se celebrasen elecciones autonómicas, perdería la mayoría absoluta por primera vez en diez años en la Comunidad de Madrid y, por tanto, su principal bastión electoral. El PSOE, sin embargo, no recogería esos votos, sino que también descendería hasta sus peores resultados en los 30 años de la autonomía. Emergen con fuerza IU, que se queda a solo 1,2 puntos de los socialistas, y UPyD, que dobla escaños. Así lo manifiesta el sondeo de Metroscopia para EL PAÍS sobre el Clima político y social de la Comunidad de Madrid —realizado el pasado 29 de abril sobre 600 entrevistas— y cuya primera parte se publica hoy.

Fue en las elecciones de mayo de 2003 cuando el PSOE e IU lograron la última mayoría de izquierdas en Madrid, pero el llamado Tamayazo —la fuga de dos diputados socialistas— impidió que Rafael Simancas, del PSOE, fuese nombrado presidente y hubo que repetir elecciones. Las ganó Esperanza Aguirre, del PP.

Pero ahora los populares se quedarían con solo el 35,2% de los votos, frente al 51,7% obtenido en 2011 (16,5 puntos menos), lo que significa que de 72 escaños pasarían a 54. Sería su tercer peor resultado histórico. Solo en las elecciones de 1983 y 1987 (bajo las siglas AP) obtuvieron un menor porcentaje.

Los socialistas, por su parte, descenderían 6,1 puntos y se quedarían con un 20,1% de las papeletas (30 parlamentarios, seis menos que ahora): el peor resultado del PSOE hasta ahora en Madrid.

El partido de Rajoy pierde la mayoría absoluta por vez primera en 10 años

Por el contrario, IU duplicaría sus apoyos y se alzaría hasta el 18,9% de los sufragios (frente al 9,6% logrado en 2011): de 16 escaños pasaría a 29. Significaría sus mejores resultados y estaría a solo 1,2 puntos de alcanzar al PSOE. Las diferencias de voto entre ambos partidos siempre han estado entre 20 y 30 puntos, aunque en 2011 se redujeron ya a 16,6.

UPyD sufriría un proceso similar a la coalición de izquierdas. De 8 a 16 escaños, o lo que es lo mismo, del 6,3% de los votos logrados en 2011 pasaría al 10,4%.

Una quinta formación política, la ecologista EQUO, también obtendría mejores expectativas que en las últimas elecciones autonómicas. Pasaría del 1% de los votos al 3,8%, pero no lograría escaño porque la Ley Electoral madrileña establece que para tener representación parlamentaria es necesario alcanzar el 5%.

Con estos resultados (PP, 54 escaños; PSOE, 30; IU, 29, y UPyD, 16— solo sería posible la formación de un Gobierno mediante una coalición o el apoyo parlamentario de otras formaciones al Ejecutivo aunque no entrasen en el Gobierno. De hecho, el PP lleva toda la legislatura cortejando a UPyD en los debates parlamentarios, ante la posibilidad de una debacle electoral. Otra posibilidad, sumar los escaños de PSOE e IU (59 frente a los 54 del PP), dejaría la pelota en manos de UPyD, que debería abstenerse en el pleno de investidura para dar el Gobierno a la izquierda. Una tercera alternativa es que formase gobierno con PSOE e IU, pero esto resulta algo más complicado si se tienen en cuenta las últimas declaraciones del portavoz de los magenta, Luis de Velasco, a EL PAÍS: “La experiencia de tripartitos en otros sitios, como Cataluña, ha terminado como el rosario de la aurora. Me parece que sería muy difícil, sinceramente”. Está por ver que De Velasco, de 74 años, vuelva a presentarse como líder de UPyD por Madrid por su edad.

Fuente: «El País».

Deja una respuesta