El PP aprueba la ley antidesahucios sin un solo respaldo

La comisión de Economía del Congreso ha aprobado esta tarde la ley de  medida urgentes para reforzar la protección de deudores hipotecarios,  más conocida como la ley antidesahucios, con los únicos votos a  favor del PP. En una sesión tensa plagada de descalificaciones, los portavoces  de la oposición han reiterado los mismos mensajes: la ley ha sido realizada al  margen del diálogo y no soluciona el verdadero alcance del drama de los  desahucios.

La diferentes intervenciones han puesto de manifiesto que, en opinión de la  oposición, el problema de los desahucios se cerrará en falso, lo que obligará a  reabrir el debate más pronto que tarde. Así lo ha dicho la socialista Leire  Iglesias, para quien «hoy va a ser un mal día en que no se den soluciones a los  problemas de la gente». Para Lourdes Ciuró (CiU), «se ha sustraído por completo  el texto de la Iniciativa  Legislativa Popular«, lo que convierte la ley en un texto que sólo  incluye las propuestas del PP.

Mucho más duro ha sido el diputado de ICV Joan Coscubiela, quien ha asegurado  tajante que «el PP vuelve a dar la espalda al drama de los desahucios». No han  faltado las alusiones a las recientes palabras de la secretaria general del PP,  María Dolores de Cospedal, en la que mostraba su convicción de que los  votantes del PP no dejan de pagar sus hipotecas.

«Nadie tiene el monopolio de la sensibilidad social», ha respondido el  portavoz del PP, Vicente Martínez  Pujalte, quien ha destacado que decenas de miles de ciudadanos de  beneficiarán de la ley que hoy ha sido aprobada. «No esperaba que nadie  utilizara el dolor ajeno para hacer política», ha añadido el también popular  Teodoro García, quien ha empleado su tiempo en recordar que el PSOE rechazó en  diez ocasiones la dación en pago y en destacar las bondades de  la nueva ley y los esfuerzos que, en su opinión, ha hecho su partido para  conseguir un grado de acuerdo que no ha sido posible.

La ley va ya camino del Senado, donde el PP no espera ningún cambio y si una  tramitación muy rápida que permita su entrada en vigor lo antes posible.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario