El ministro del Interior ve necesaria la reforma educativa para respetar los acuerdos entre Iglesia y Estado

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha  manifestado que «las vigentes leyes educativas no respetan los acuerdos  Iglesia-Estado en cuanto a la asignatura de religión» y que, por eso, entre  otras cosas, se está elaborando una reforma.

«La religión, según esos Acuerdos, no puede ser considerada una ‘maría’, y  debe tener el mismo rango que otras asignaturas fundamentales», ha declarado el  Ministro, en un coloquio sobre «Religión y Espacio Público» celebrado en la  Embajada de España ante la Santa Sede en Roma.

A su juicio, en España hoy en día no se puede decir que exista persecución  religiosa sino «indiferentismo, increencia, pero no persecución». «Otra cosa es  la abdicación de las propias creencias. Conozco el Parlamento, y puedo decir que  cuando se han aprobado determinadas leyes ha existido abdicación de las propias  creencias, o increencia, pero no persecución. Si el 75% de la población española  que se declara católica actuase en coherencia, determinadas leyes nunca se  habrían aceptado», ha asegurado.

Además, considera necesario defender la presencia pública de la religión en  el espacio público y las propias creencias con argumentos racionales, que sirvan  también para el que no cree. «Si nos oponemos al matrimonio entre personas del  mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos  racionales que dicen que ese matrimonios no debe tener la misma protección por  parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la  especie, por ejemplo, no estaría garantizada», explica.

El ministro ha enmarcado la cuestión de la libertad religiosa y de la  presencia pública de la religión como «un derecho reconocido por la Declaración  Universal de los Derechos Humanos de la ONU, y cree que en el diálogo político a  veces se olvida esto.

En su opinión, es compatible la existencia de estados confesionales con la  libertad religiosa, citando el caso de Estados como Malta, católica, Grecia,  ortodoxa; o Reino Unido, donde la Reina es cabeza de la Iglesia».

«En el siglo XXI, con la coartada de lo políticamente correcto y la coartada  de la defensa de la libertad de expresión, no se respeta en muchos ámbitos  políticos y judiciales la libertad religiosa. Como botón de muestra está la  sentencia que decía que los graves incidentes contra quienes participaban en la  JMJ no eran escarnio, sino simples expresiones ingeniosas propias de la libertad  de expresión», ha advertido.

La intervención de Jorge Fernández Díaz se produjo en la primera sesión de  los llamados ‘Coloquios en la Embajada’, organizada por la Embajada de España,  en colaboración con el Pontificio Consejo para la Cultura.

Junto a él tomaron parte el cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la  Congregación para el Culto y el ex primer ministro italiano Giuliano Amato. El  cardenal español alertó sobre el laicismo: «El problema más radical de nuestra  sociedad y de nuestra cultura es el de la negación de Dios y el vivir como si  Dios no existiera. Esta negación de Dios lleva a organizar la sociedad  prescindiendo de la dignidad de la persona».

Fuente: «La Vanguardia».

Deja una respuesta