El líder de la mafia china Gao Ping sale de la cárcel de Villena

El presunto líder de la mafia china desarticulada en la operación Emperador, Gao Ping, ha salido este jueves de la prisión de  Villena (Alicante) después de que el juez de la Audiencia Nacional  Fernando Andreu haya ordenado esta mañana su excarcelación por un error  judicial.

Según han informado fuentes penitenciarias, Ping ha salido de la cárcel poco  después de recibir el exhorto de puesta en libertad, que también ha afectado a  otros once presuntos cabecillas de esta red mafiosa.

Andreu ha decretado la puesta en libertad pedida el pasado lunes por las  defensas de Ping y otros presuntos responsables de la trama, entre ellos la  mujer del líder, Yang Lizhen, y el presunto responsable del aparato  extorsionador, Li Haibo.

El resto de excarcelados son Ying Quiaoya, Dinghua Ying, Ramón Antonio Aponte  Alexander, Jingjie Ying, Augusto Edwin Su Hesmhant, Jianwei Pang, Xiaoshuang  Zhu, Qibao Guo, Qiufen Wang.

El magistrado ha ordenado las excarcelaciones, «aún estando en contra del  superior criterio» de la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia  de que la prórroga de la detención que decretó en octubre fue ilegal, pero que  debe «acatar», según asegura en sus resoluciones.

Andreu ha tomado esta decisión a pesar de la oposición de los fiscales y ha  impuesto a los doce las medidas cautelares que reclamaba Anticorrupción de  prohibirles abandonar el territorio nacional, retirarles el pasaporte y  obligarles a comparecer diariamente en la Audiencia Nacional.

Estas puestas en libertad se producen después de que la Audiencia declarara  la semana pasada ilegal la prórroga de las detenciones dictada por el juez  Andreu y ordenara la puesta en libertad de otros cuatro imputados, entre ellos  uno de los lugartenientes de Ping, Wei Li, y el presunto responsable de la  contabilidad de la red y directivo de su trama empresarial, Kay Yang.

Siguiendo el criterio de la Fiscalía, el 18 de octubre Andreu amplió 72 horas  más de las contempladas en la ley el arresto de una veintena de imputados, al  considerar que no podía enviarlos a prisión sin haberles tomado declaración  antes.

Fuente:. «La Vanguardia».