El juez cierra la instrucción del caso Palau y ve indicios de financiación ilegal de CDC

El juez Josep M. Pijuan ha hecho público hoy el auto que pone fin a la  instrucción del caso Palau relativo al expolio del Palau  de la Música. Según éste, de las investigaciones realizadas, el juez deriva  hasta 16 imputados -entre ellos Fèlix Millet y Jordi Montull- además de ver  indicios de desviación de fondos a Convergència  Democràtica a través del Palau de la Música Catalana mediante  cobro de comisiones por concesión de obra pública. La cantidad  total del dinero desviado estaría alrededor de los 5 millones de euros en 10  años.

La Fundació Orfeó Català, por su parte, habría renunciado a  pedir responsabilidades penales a CDC en una causa que se enmarca en el paralelo  caso Millet.

En el auto, el juez Pijuan acusa a los imputados por una supuesta  malversación de caudales públicos, apropiación indebida, tráfico de influencias  y falsedad de documentación mercantil. Además, afirma cómo Fèlix Millet vehiculó  un flujo de fondos de la empresa Agroman (Ferrovial),  «aprovechando» que era patrono en el Palau, a CDC «como pago de comisiones por  adjudicaciones de obra pública por parte del Govern de la Generalitat u otros  organismos públicos».

Estos pagos se habrían producido en relación a contrucciones privadas como la  acequia de Millet, el nuevo pabellón polideportivo de Sant Cugat del Vallès,  obras de la línea 9 del metro en Barcelona o la Ciutat de la Justícia, mediante  la entrega en efectivo o a través de facturaciones falsas.

Entre los imputados por el cobro de las comisiones, que, según indica el  auto, partiría de una relación entre CDC y el Palau que se alarga entre 1999 y  2008, se incluyen los convergentes Àngel Colom, Esteve Escuer, Jaume Camps o  Daniel Osàcar, extesorero de Convergència, o el fallecido Carles Torrent.

La judicatura indica, asimismo, los mecanismos de esta supuesta desviación de  capital, que iría destinada a pagar viajes, obras privadas, bodas, etc., de los  implicados en el caso Millet, y que se habría producido en la forma de  «innumerables reintegros mediante cheques al portador». De esta forma,  especifica, habrían salido del Palau hasta 18 millones de euros, de los cuales  siete habrían ido a parar a manos de Fèlix Millet, uno a Jordi Montull, mientras  «se desconoce» el destino de más de nueve millones de euros. En todo caso,  declara a Convergència Democràtica como «culpable subsidiaria».

A su vez, el juez Pijuan critica en su auto «la falta de valoración de los  bancos» en la instrucción del caso, lo que dirige a la posible actuación del  Banco de España.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario