El juez Castro imputa a la infanta Cristina por blanqueo de capitales y delito fiscal

El juez José Castro ha imputado a la infanta Cristina por presunto delito fiscal y de blanqueo y la ha citado a declarar el 8 de marzo, según un auto dictado este mismo martes. De hecho, la previsible imputación estaba prevista para esta semana y algunas fuentes señalaban la posibilidad de que el anuncio se diera a conocer este mismo martes, como finalmente así ha sido. Se trata de la segunda ocasión en la que Castro imputa a la duquesa de Palma tras haberlo hecho el 3 de abril del año pasado y haber sido desimputada por la Audiencia de Palma, que exigía más pruebas de los presuntos delitos.

El instructor del caso Nóos tenía pendiente la decisión sobre la hija del Rey Don Juan Carlos en la causa que investiga las presuntas actividades corruptas de su marido, Iñaki Urdangarin, para que declare sobre su supuesta participación en delitos fiscales y de blanqueo, penados con un máximo de cinco y seis años.

El juez ve “un deber inexcusable” y un “acto obligado” imputar a la hija del Rey

En el nuevo auto de imputación, el juez ve “un deber inexcusable” y un “acto obligado” imputar a la hija del Rey  por “indicios fundados de culpabilidad”. En una interlocutoria de 227 páginas, el magistrado extiende un largo argumentario en el que da todo lujo de detalles de los motivos por los que ha tomado de nuevo la decisión de imputar.Castro señala que Iñaki Urdangarin “difícilmente” pudo haber defraudado a Hacienda “sin, cuando menos, el conocimiento y aquiescencia” de su mujer “por mucho que de cara a terceros” mantuviera “una actitud propia de quien mira para otro lado”. Una forma de actuar que el magistrado considera irregular “por omisión”, recalcando que no podría entenderse que la duquesa de Palma no estuviera “alertada” del proceder de su marido, tanto por su “sólida formación” como por una intervención parlamentaria, en referencia a la efectuada a principios de 2006 por el diputado socialista Antoni Diéguez, en la que “se suscitaron dudas sobre las irregularidades del Instituto Nóos por beneficiarse de contrataciones públicas”.

Tanto es así que, en los fundamentos jurídicos del auto, el juez se pregunta por qué la Infanta Cristina no utilizó su “paritario potencial participativo” en la sociedad Aizoon -de la que es copropietaria junto a su esposo y a través de la cual se habría defraudado al fisco- para rectificar las liquidaciones supuestamente defraudatorias de esta empresa.

Entre los datos que aporta el juez, dice que la contabilidad de Aizoon no se ajustaba a la realidad y se lucraba del dinero que el marido de doña Cristina, Iñaki Urdangarin, ingresaba procedente del Instituto Nóos. Además, el juez señala que “no se puede permitir” un fraude como el que habrían cometido con los desvíos de fondos del la entidad sin ánimo de lucro porque iban destinados a gastos personales.

Para el magistrado, estos gastos personales suponen un doble fraude: el impago del IRFP, como demostrarían las informaciones remitidas por Hacienda, y la rebajar impuesto de sociedades del que se habrían beneficiado.

La defensa anuncia que recurrirá y se espera que también lo haga la Fiscalía

La defensa de la Infanta ha anunciado que recurrirá ante la Audiencia de Palma su imputación. En declaraciones a los medios de comunicación, Miquel Roca, abogado de la Infanta, ha señalado que discrepa de la decisión del juez Castro de imputar a Doña Cristina, por lo que presentará un recurso de apelación ante la Audiencia de Palma para evitar que tenga que acudir a declarar el próximo 8 de marzo.

De igual forma está previsto que actúe la Fiscalía Anticorrupción, que ya advirtió al magistrado de que se opondría a su decisión por considerar que sobre la hija del Rey Don Juan Carlos solamente recaen “conjeturas o sospechas”. Así lo había subrayado en un detallado escrito previo cuyos argumentos volvió a reiterar después de que Castro le solicitara su opinión.

El fiscal encargado del caso, Pedro Horrach, indicó en su último escrito al juez instructor que de la investigación llevada a cabo sobre la Infanta no se han obtenido “indicios incriminatorios de los que pudiera derivarse la imputación”.

Además, Horrach reprochó a Castro que hubiese ordenado diligencias “irrelevantes desde el punto de vista penal” cuya práctica solo ha servido para ocasionar “una dilación no conveniente del procedimiento”.

Segunda imputación

Tras una prolija investigación sobre la participación de la Infanta en la actividad de Aizoon, la sociedad que compartía con su esposo y a través de la que presuntamente se desviaron fondos captados de manera fraudulenta de instituciones públicas, Castro pidió el pasado 9 de diciembre a las partes que se pronunciaran sobre la imputación de la duquesa de Palma.

Solo el sindicato Manos Limpias, que ejerce la acusación popular, se ha declarado favorable a que Castro llame a declarar a doña Cristina, mientras que la Fiscalía Anticorrupción, la Abogacía del Estado y las representaciones procesales de Iñaki Urdangarin, Diego Torres y la propia infanta se han manifestado contrarias a la imputación.

Se trata así de la segunda ocasión en la que Castro imputa a la infanta Cristina tras haberlo hecho el 3 de abril del año pasado. Entonces, la citación quedó en suspenso después de que la Fiscalía Anticorrupción se opusiera en un recurso y la Audiencia de Palma la dejara sin efecto en un auto dictado en mayo. En ese mismo auto, la Audiencia Provincial apuntó nuevas líneas de investigación para averiguar si la infanta Cristina pudo incurrir en posibles delitos fiscales y de blanqueo desde la empresa Aizoon, de la que es propietaria al 50 % junto a su marido.

Siete meses de indagaciones más tarde, y tras distintos informes de la Agencia Tributaria que no reflejan hechos presuntamente delictivos y varios análisis policiales sobre los gastos privados del matrimonio Urdangarin-Borbón con fondos de Aizoon, corresponde al juez adoptar una determinación.

Fuente: “La Vanguardia”.

Deja un comentario