El Ejército egipcio comunica a Morsi que ya no es el presidente de Egipto

El Ejército ha comunicado a Mohamed Morsi que ha dejado de ser presidente del país y que ha suspendido la Constitución  temporalmente. El presidente del Tribunal Constitucional Supremo, Adli  Mansur, asumirá provisionalmente la Presidencia de Egipto, en lugar de  Morsi.

En una comparecencia en la televisión estatal, que  previamente había tomado el Ejército, la cúpula militar liderada por el jefe  del Ejército y ministro de Defensa, el mariscal Abdel Fatah Al Sisi, se ha  dirigido a los egipcios junto al jeque de la institución del Al Azhar (la más  relevante del islam suní), Ahmed Al Tayeb, el papa copto Teodoro II y el premio  Nobel y representante de la oposición, Mohamed ElBaradei, que ya fue una figura  clave en la caída de Hosni Mubarak en 2011. Primero Sisi y después el resto han  anunciado la hoja de ruta política para Egipto postMorsi. ElBaradei ha  calificado de un «paso hacia la reconciliación nacional» el movimiento y ha  señalado que «se corrige la Revolución del 25 de Enero», que derrocó  Mubarak, que había estado 30 años en el poder.

Morsi, por su parte, ha exclamado que las medidas anunciadas por el jefe de  las Fuerzas Armadas son un «golpe» de Estado y que continúa  siendo el presidente de Egipto. Asimismo, ha pedido a los mandos militares y  a los soldados que cumplan con la Constitución y la ley y no se impliquen en  esta acción. El hasta ahora presidente de Egipto ha subrayado que la  decisión de las Fuerzas Armadas es igualmente rechazada «por todos los hombres  libres del país».

El caos ha reinado en las calles de las principales  ciudades de Egipto. El principal problema al que se  enfrenta el país es la reacción de los islamistas a este golpe de Estado. Un  estallido de la violencia entre partidarios y detractores de Morsi, que en días  posteriores ya ha dejado varias decenas de muertos, podría desembocar en un  conflicto interno muy peligroso.

El Ejército se ha desplegado en distintos puntos de El Cairo para evitar  enfrentamientos. Se ha prohibido salir del país a Morsi y a la cúpula de los  Hermanos Musulmanes. Se ha relevado al primer ministro Hisham Kandil de sus  funciones y se le ha sentenciado a un año de cárcel por negarse a cumplir un  fallo judicial

La plaza Tahrir, símbolo de la revolución que en 2011  terminó con la dictadura de Hosni Mubarak, ha estallado de alegría al  oficializarse el golpe de Estado.

Desde la cuenta de Twitter oficial de la Presidencia egipcia se ha denunciado  que se está produciendo un «golpe militar» en el país.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario