El decreto andaluz para garantizar tres comidas a escolares pobres llegará a 40.000 niños

Andalucía ha aprobado hoy el decreto ley contra la exclusión social para ayudar a las familias más desfavorecidas y con el que pretende garantizar al menos tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y merienda) a los niños con menos recursos. Al menos 46.000 escolares recibirán estos menús a través de los colegios y las oenegés, a los que se sumarán otros 5.000 en verano a través de campamentos. También unos 7.000 ancianos podrán sumarse a las bonificaciones ya existentes para menús diarios en los centros de día.

 El plan de medidas extraordinarias y urgentes estará dotado con 120 millones adicionales a los 70 millones que el gobierno autonómico ya destinaba a paliar el impacto de la crisis en los colectivos más desfavorecidos, según ha explicado la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero.

El plan se articula en tres medidas dadas a conocer ya con anterioridad: una reforma del salario social para agilizar su concesión, para lo que se presupuestan 44 millones de euros; una red de seguridad alimentaria y un plan de empleo en colaboración con los ayuntamientos. Esta parte se lleva el grueso del presupuesto, unos 60 millones.

La idea es que todos los ayuntamientos de la región, sin recortar plantilla, puedan contratar al menos a una persona desempleada en riesgo de exclusión social. Serán contratos mileuristas y con una duración de entre 15 días y tres meses, y se primarán a las familias con todos sus miembros en paro, con hijos y en zonas especialmente deprimidas.

100.000 casas con todos los miembros en paro

Los consistorios tendrán 15 días para adherirse a este plan y solicitar los fondos, y las previsiones apuntan a que se podrán beneficiar al menos 40.000 personas. La Junta de Andalucía pretende además negociar con el Gobierno para que estos contratos estén exentos de pagar la seguridad social, con lo que el dinero ahorrado, unos 14 millones de euros, podría destinarse a más contratos.

El decreto también persigue consolidar y mantener al menos 2.000 empleos de la ayuda a domicilio, dañado tras los recortes en la ley de dependencia, por lo que unos 15.000 dependientes se verían beneficiados.

En cuanto a la red de seguridad alimentaria, se reforzarán las bonificaciones de los precios públicos de los servicios complementarios de aula matinal y comedor escolar de los centros docentes públicos. La Junta prevé que de los 72.000 menores que actualmente tienen bonificado el 100% del almuerzo en el colegio, 46.800 puedan beneficiarse también de manera gratuita del desayuno y la merienda, aunque será necesario un informe de los servicios sociales comunitarios.

La urgencia de estas ayudas se debe al contexto social detallado por la Junta, con 100.000 hogares con todos los miembros en paro y sin recursos, 72.000 menores con privación material severa y 33.868 mayores en situación extrema. No obstante, frente a las críticas del PP que asemejan la comunidad con Etiopía, Montero ha situado el modelo de este plan en los que se aplican ya en países europeos como Finlandia o Francia, y ha destacado que “los países desarrollados son los que se preocupan de los pobres y los desfavorecidos”.

Fuente: «El Periódico».

Deja un comentario