El CGPJ avala la permanencia de Ruz en la Audiencia Nacional

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado  este miercoles designar al instructor del caso  Gürtel, Pablo  Ruz, como juez de refuerzo a partir del próximo mes de septiembre  en la Audiencia Nacional, cuando tras la renovación de este órgano ocupe su  plaza el actual vocal del Consejo Miguel Carmona, que obtuvo su titularidad en  mayo de 2012, confirmaron a Europa Press. De esta forma, Ruz recibe una prórroga  como juez en el Juzgado de Instrucción Número 5 de la Audiencia Nacional y por  tanto como juez del caso Gürtel, tal y como había pedido la propia Audiencia  Nacional.

Fuentes del órgano de de los jueces han señalado que se trata de la misma  propuesta, que salio de la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional y que no se  discutió el pasado miércoles tras ser retirada del orden del día por el  presidente de la institución, Gonzalo Moliner, que alegó falta de urgencia y  necesidad de un mayor estudio para justificar su decisión.

La decisión adoptada por tres votos a dos contempla que de forma subsidiaria,  la plaza pueda salir a concurso.

La ley fija que el titular debe hacerse cargo de los asuntos en trámite. Se  trata de la misma propuesta que salió de la Sala de Gobierno de la Audiencia  Nacional, que contempla que la permanencia de Ruz como apoyo sea de seis meses a  contar desde el día en el que Carmona tome posesión de su plaza.

El acuerdo añade que tanto el titular como el juez de apoyo deberán  establecer «la distribución de cometidos en los términos que señala la ley».  Según esta previsión legal, fijada en el artículo 216 Bis 2 párrafo 4, el  titular se hace cargo de los asuntos en trámite mientras que el refuerzo, en  este caso Ruz, deberá hacerse cargo de los nuevos. No obstante, en la práctica  existe la posibilidad de que ambos magistrados pacten otro tipo de reparto.

Durante la rueda de prensa que ha ofrecido al término de la Comisión  Permanente, la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, ha señalado sobre este asunto  que «no es el momento de anticipar acontecimientos», y la decisión del Consejo  ha versado sobre el apoyo en el Juzgado Central de Instrucción número 5, y no  sobre a quien debe corresponder la instrucción del «caso Gürtel» o el de los  papeles de Bárcenas.

Asunto pendiente tras la renovación

Se tendrán que valorar las circunstancias», ha explicado Bravo a preguntas de  los periodistas, si bien ha subrayado que no es a ella a quien corresponde hacer  lecturas anticipadas sobre a quien corresponderá la instrucción de los casos  abiertos en el Central Cinco de la Audiencia Nacional.

El acuerdo cuenta con el voto particular del propio presidente del CGPJ y del  Supremo, Gonzalo Moliner, y de la vocal Almudena Lastra, designada a propuesta  del PSOE, quienes han manifestado su discrepancia con la mayoría por entender  que debería haberse devuelto la propuesta a la Sala de Gobierno de la Audiencia  Nacional para que la reformulara de forma que la plaza se sacara a concurso.

En su voto particular, ambos han manifestado que adoptaban esta postura sin que pueda deducirse de la misma ninguna «critica o duda» de la labor que viene desarrollando hasta el momento el juez Pablo Ruz. La propuesta aprobada, que contempla la posibilidad de sacar la plaza a concurso de forma subsidiaria, la suscriben los vocales Margarita Robles, perteneciente al ala «progresista» del órgano, y los designados a propuesta del PP Antonio Dorado Y Manuel Almenar.

La propuesta aprobada es la misma que no se discutió el pasado miércoles tras  ser retirada del orden del día por el presidente de la institución, Gonzalo  Moliner, que alegó falta de urgencia y necesidad de un mayor estudio para  justificar su decisión.

La plaza de juez de apoyo no se designa por antigüedad, sino que priman otros  criterios como la experiencia y los antecedentes, por lo que para la amplia  mayoría de vocales del Consejo, se abriera o no concurso, existían pocas dudas  de que Ruz sería finalmente el elegido.

Para los disrepantes se trataría de evitar la comisión de una ilegalidad en  la designación del juez de apoyo del Central de Instrucción número 5 que en el  futuro pueda poner en peligro la legalidad de la instrucción del caso Gürtel o  del resto de causas que se tramitan en este juzgado de la Audiencia  Nacional.

El propio titular de la plaza, el vocal Miguel Carmona, remitió un mail el  pasado martes a todos sus compañeros cuestionando la urgencia de la medida y  pidiendo que el asunto no sea abordado hasta que se produzca la próxima  renovación del CGPJ, él deje de ser vocal y tome posesión de su plaza en la  Audiencia Nacional.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario