Egipto: Los Hermanos Musulmanes denuncian un ataque con 37 muertos

La organización islamista Hermanos Musulmanes ha cifrado  este lunes en 37 el número de muertos provocados por el asalto del Ejército y la  Policía contra cientos de sus seguidores concentrados frente a la sede de la  Guardia Republicana en la capital egipcia, El Cairo.

El portavoz de la formación Gehad el Haddad ha denunciado a través de su  perfil en Twitter que hay «centenares de heridos», al tiempo que ha hecho  responsable al Ejército de lo sucedido.

Asimismo, ha dicho que la operación ha tenido lugar durante el momento del  rezo y ha subrayado que hay «muchos detenidos». «El Ejército y la Policía  disparan con fuego real.

Su sed de sangre no se ha visto satisfecha tras asesinar a sangre fría a sus  compatriotas», ha indicado. «¿Es barata nuestra sangre para nuestra Ejército?  ¿De esto estáis orgullosos? ¿De que se mate a manifestantes pacíficos durante  una sentada?», se ha preguntado.

«La sangre de estos mártires y de los que cayeron antes que ellos será una  maldición eterna para el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el Ejército y  la traidora Policía», ha remachado El Haddad. Por el momento no hay un balance  oficial de víctimas por parte de las autoridades.

Asimismo, el Ejército ha aumentado su presencia en los alrededores de la  plaza Tahrir, donde se concentran miles de detractores del expresidente Mohamed  Mursi. El Ejército suspendió el miércoles la Constitución y puso al presidente  del Tribunal Constitucional al frente de la Presidencia.

En consecuencia, el jueves el presidente del organismo, Adli Mansur, juró su  cargo como presidente interino hasta la celebración de elecciones presidenciales  y parlamentarias. Desde entonces, decenas de personas han fallecido en  enfrentamientos entre seguidores y detractores del exmandatario, mientras que la  formación islamista ha acusado también a las fuerzas de seguridad de reprimir  sus manifestaciones.

Enfrentamientos entre partidarios y detractores de Morsi

El Ejército de Egipto ha sostenido este lunes que un «grupo terrorista»  intentó asaltar la sede de la Guardia Republicana, frente a la cual se  manifestaban miles de seguidores del expresidente Mohamed Mursi, según ha  informado la televisión estatal.

Asimismo, ha indicado que un soldado ha fallecido y otros 40 han resultado  heridos durante el intento de asalto. Por último, ha cifrado en 200 el número de  arrestados durante la operación desplegada en respuesta al supuesto ataque.

La organización islamista Hermanos Musulmanes ha elevado a 34 el número de  muertos provocados por el asalto del Ejército y la Policía sus seguidores, según  ha informado la cadena de televisión qatarí Al Yazira. Por el momento, fuentes  médicas han cifrado en diez el número de fallecidos, si bien no hay un balance  oficial de víctimas sobre los incidentes.

Igualmente, se desconoce el motivo que ha provocado el suceso. El portavoz de  la formación Gehad el Haddad ha denunciado a través de su perfil en Twitter que  hay «centenares de heridos», al tiempo que ha hecho responsable al Ejército de  lo sucedido. Asimismo, ha dicho que la operación ha tenido lugar durante el  momento del rezo y ha subrayado que hay «muchos detenidos».

«El Ejército y la Policía disparan con fuego real. Su sed de sangre no se ha  visto satisfecha tras asesinar a sangre fría a sus compatriotas», ha indicado.  «¿Es barata nuestra sangre para nuestra Ejército? ¿De esto estáis orgullosos?  ¿De que se mate a manifestantes pacíficos durante una sentada?», se ha  preguntado.

«La sangre de estos mártires y de los que cayeron antes que ellos será una  maldición eterna para el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el Ejército y  la traidora Policía», ha remachado El Haddad. Asimismo, el Ejército ha aumentado  su presencia en los alrededores de la plaza Tahrir, donde se concentran miles de  detractores del expresidente.

El Ejército suspendió el miércoles la Constitución y puso al presidente del  Tribunal Constitucional al frente de la Presidencia. En consecuencia, el jueves  el presidente del organismo, Adli Mansur, juró su cargo como presidente interino  hasta la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias.

Desde entonces, decenas de personas han fallecido en enfrentamientos entre  seguidores y detractores del exmandatario, mientras que la formación islamista  ha acusado también a las fuerzas de seguridad de reprimir sus  manifestaciones.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario