Detenido un trabajador de Auschwitz por presunta complicidad con los nazis

La Fiscalía de Stuttgart (suroeste de Alemania) anunció hoy la detención de  un extrabajador del campo de exterminio nazi de  Auschwitz, de 93 años, por su presunta complicidad en las  muertes de los allí confinados. La fiscalía asegura tener «fuertes sospechas»  de que el hombre, lituano de nacimiento y residente en Alemania desde hace 30  años, pudo haber trabajado como capataz en Auschwitz (en territorio polaco)  entre 1941 y el momento en el que los aliados desmantelaron el campo de  exterminio, a principios de 1945.

El detenido, en la lista de los diez criminales nazis más buscados, había  reconocido anteriormente su presencia en el campo, pero exclusivamente como  cocinero. No obstante, la Oficina Central Investigadora de los Crímenes del  Nacionalsocialismo en Alemania ha obtenido en el último año dos importantes  indicios en su contra, según la fiscalía. En consecuencia, la fiscalía está  en la actualidad preparando una acusación formal contra el sospechoso por un  presunto delito de complicidad en la muerte de los confinados en el campo.

Según la información difundida en varios medios, el arrestado pertenecía a la  división de las tropas de asalto SS destinada a la vigilancia de los campos de  concentración y exterminio nazis. En 1956, el arrestado emigró a Estados  Unidos, en donde trabajó en una empresa que fabricaba guitarras hasta que en  1982 le fue denegado el permiso de residencia tras descubrirse su pasado  nazi. A continuación se trasladó a Aalen (suroeste de Alemania) en donde ha  residido hasta la fecha.

El detenido es uno de los aproximadamente 50 nonagenarios que la Oficina  Central Investigadora de los Crímenes del Nacionalsocialismo en Alemania se  propone llevar ante la Justicia por presunta complicidad con el régimen nazi en  su calidad de vigilantes del campo de exterminio de Auschwitz. Este  organismo quiere seguir en este procedimiento el modelo del proceso judicial  seguido entre 2010 y 2011 contra el ucraniano John Demjanjuk.

Tras un largo proceso, Demjanjuk, que vivía en Canadá desde hacía décadas,  fue extraditado a Alemania y condenado a cinco años de cárcel por complicidad en  la muerte de casi 30.000 judíos en el campo de exterminio de Sobibor, en la  Polonia ocupada. El juicio contra Demjanjuk, muerto unos meses después de  escuchar sentencia, estuvo lastrado por el estado de salud del procesado, quien  asistió a las vistas en silla de ruedas o en una camilla y se pronunció sobre  los cargos imputados a través de sus abogados. Según los historiadores, en  el campo de exterminio de Auschwitz fueron asesinados unos dos millones de  personas, en su mayoría judíos.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario