Detenido un cura, director de un colegio, por abusos a alumnos

La Policía ha detenido a un cura y director  de un colegio concertado de Cádiz acusado de infringir  castigos corporales severos y realizar  tocamientos superficiales no consentidos a, al menos, doce  alumnos menores de su centro, han informado fuentes  policiales.

La detención del sacerdote, cuya identidad responde a las iniciales F.J.L.L.  y tiene 40 años, se produjo ayer por la tarde, después de que los padres de uno  de los menores presentaran una denuncia en la Comisaría Provincial de Cádiz el  pasado 11 de julio.

Tras esta primera denuncia, el Servicio de Atención a la Familia adscrito a  la Brigada Provincial de Policía Judicial de Cádiz inició una investigación,  durante la que ya ha recabado el testimonio de más de una docena de menores, de  entre 12 y 14 años, que han corroborado las denuncias contra el director del  centro escolar.

Según han informado a Efe fuentes policiales, las denuncias han llevado a  acusar al detenido de infringir castigos corporales severos a sus alumnos y de  realizar sobre sus zonas erógenas tocamientos superficiales no consentidos, así  como de amenazarles. Las mismas fuentes han subrayado que la cifra de víctimas  podría ser mayor, una vez que otros padres que ahora conozcan la detención del  director del colegio puedan averiguar si sus hijos han sufrido también las  acciones del presunto agresor.

Fuentes cercanas al centro han explicado que la orden religiosa que dirige el  centro concertado ha actuado de forma «fulminante» y ha cesado inmediatamente al  director tras conocer las denuncias y su detención. La Policía tiene previsto  tomar hoy declaración al detenido y a varios testigos, entre ellos a personal  docente y laboral del colegio. Una vez que finalicen las diligencias policiales,  el detenido será puesto a disposición judicial.

Un portavoz de la Comisaría Provincial de Cádiz ha indicado que, dado que se  trata de declaraciones de menores, la policía no informará de estas diligencias  hasta que el caso esté cerrado.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario