Cuatro años de cárcel para el joven que planeó una matanza en la universidad balear

La Audiencia de Palma ha condenado a 4 años de prisión por tenencia de explosivos a Juan Manuel Morales, el joven que fue detenido tras haber adquirido productos por internet para intentar recrear la matanza de Columbine en la Universidad de las Islas Baleares (UIB). El tribunal de la Sección Segunda ha dictado la condena de prisión para Morales por conformidad de las partes y ha aplicado la atenuante de trastorno de su capacidad volitiva.

El joven de 22 años permanece en prisión desde que fue detenido en Palma el 3 de octubre de 2012, después de varios meses de investigación policial, justo cuando recibió en su domicilio varios productos químicos susceptibles de ser utilizados para fabricar explosivos.

La sentencia considera probado que, durante los primeros meses de 2012, Morales consultó reiteradamente páginas web sobre matanzas en institutos estadounidenses y alemanes, así como otras donde se detallaba la fabricación de armas y explosivos caseros, y creó un blog titulado “El sótano de Ares” en el que explicaba cuáles eran los materiales necesarios y cómo elaborar bombas. Además, también llevaba un diario personal manuscrito en el que incluyó un plan denominado “Karma” donde detallaba la forma de conseguir financiación, la creación de un equipo de ataque a la universidad, cómo conseguir armas y qué productos químicos encargar.

Según la sentencia, a principios de septiembre de 2012 Morales se hizo pasar por representante de una empresa y compró por internet productos químicos susceptibles de ser utilizados para la fabricación de explosivos, por un importe de 982 euros. El joven recibió el 3 de octubre los productos, entre los había un litro de ácido sulfúrico, otro de ácido nítrico y 125 kilos de nitrato de amonio, que fueron incautados por la Policía Nacional cuando le detuvieron.

Según el tribunal, Morales sufre “una leve merma en su capacidad volitiva que afecta a su capacidad de respuesta por motivos de escasa capacidad de afrontamiento de los problemas y situaciones propias de relaciones interpersonales, como resultado de disfunciones en su desarrollo personal, lo que atenúa levemente su responsabilidad criminal”. Además de los 4 años de prisión, la Audiencia inhabilita a Morales para el sufragio durante ese mismo período y le condena a pagar las costas procesales.

La investigación policial a Morales comenzó cuando un periodista uruguayo afincado en Japón detectó la presencia de un joven en las redes sociales, con el apodo “columbaneiro”, que expresaba admiración por los autores de la matanza de Columbine y decía que quería hacer lo mismo, por lo que buscó el teléfono de la Policía Local de Palma y alertó del riesgo.

La Policía Local se tomó en serio de advertencia y elaboró un informe con el que comenzó una investigación del Cuerpo Nacional de Policía en Baleares que culminó con la detención del joven, cinco meses después, justo cuando que recibía más de 100 kilos de material para fabricar explosivos.

Fuente: “La Vanguardia”.

Deja un comentario