Cae una red que trasladó ilegalmente a España 300 inmigrantes asiáticos

Una operación conjunta de la Guardia Civil y de la Policía Nacional ha  permitido desarticular una red que había  trasladado ilegalmente a España, en furgonetas con doble fondo para ocultar  personas, a más de 300 ciudadanos paquistaníes, indios y nepalíes procedentes  del Reino Unido.

Según han informado hoy los dos cuerpos policiales, en la operación han sido  detenidas 54 personas entre inmigrantes en situación irregular  y presuntos miembros de la banda, que tenía su centro de operaciones en  localidades leridanas y que está acusada de los delitos de tráfico de seres  humanos, falsedad documental y estafa.

La investigación, que se inició en octubre de 2011 en Lleida, ha puesto al  descubierto un entramado ficticio de empresas usadas para proveer  documentaciones falsas a los inmigrantes y gestionar altas laborales en la  Seguridad Social sin abonar las cuotas, con lo que habrían defraudado más de un  millón de euros a Hacienda.

La Policía tuvo conocimiento de que un vecino de Lleida podría, bajo el  amparo de varias empresas dedicadas a la intermediación laboral o la provisión  de trabajadores a otras empresas, estar realizando actividades de tráfico de  personas, en su mayoría ciudadanos asiáticos procedentes de Pakistán, India y  Nepal.

El primer resultado de la investigación fue la interceptación de una  furgoneta en la comarca del Vall d’Arán, en la que viajaban varias personas  extranjeras que estaban siendo trasladadas irregularmente desde Gran Bretaña,  vía Francia, hasta España.

En esta actuación fueron detenidas 9 personas de Pakistán, India y Nepal, uno  de los cuales, el conductor de la furgoneta, era sospechoso de ser el  responsable de la organización criminal desarticulada. A raíz de estas primeras  detenciones se realizaron nuevas indagaciones que permitieron verificar que se  trataba de una organización criminal de carácter trasnacional.

También se comprobó que percibían determinadas cantidades de dinero por el  traslado de los inmigrantes y que confeccionaban documentos falsos o  falsificados de varios países de la UE. La investigación continuó con la entrada  y registro de ocho domicilios ubicados en la localidades leridanas de Lleida,  Penelles, Tornabous y Balaguer, y en las oficinas de una empresa donde fueron  detenidas otras 14 personas en situación irregular en España.

La documentación obtenida en los registros de Lleida condujo a la detención  de otros diez inmigrantes irregulares en San Sebastián (Guipúzcoa). Según la  Policía, estos nuevos arrestos alertaron a los investigadores acerca de una  nueva ruta que pretendían abrir para introducir a de los extranjeras en  España.

El pasado mes de enero, los investigadores localizaron en Lleida a otros 21  inmigrantes irregulares y descubrieron que los ciudadanos asiáticos eran  trasladados desde el Reino Unido hasta España en furgonetas con dobles fondos  adaptados para ocultar personas pasando por territorio francés. Según la  policía, muchos de los más de 300 inmigrantes trasladados clandestinamente  habían comenzado los trámites para regularizar su situación administrativa en  España utilizando pasaportes falsificados facilitados por la organización.

Paralelamente, la banda había construido un entramado jurídico formado por 15  empresas ficticias o sin actividad que permitían dar de alta en los registros de  la Tesorería General de la Seguridad a trabajadores extranjeros.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario