Cae una banda especializada en la recepción de cocaína en puertos catalanes

La Policía Nacional ha desarticulado una  organización presuntamente dedicada a la recepción de  cocaína en puertos catalanes con el arresto de 14  personas, y ha incautado 100 kilos de esta droga, según han informado este  miércoles fuentes policiales.

La banda actuaba en las dársenas de Barcelona y Tarragona, y se había  especializado en la extracción de droga de contenedores que provenían de  Sudamérica para entregarla posteriormente a los narcotraficantes que los habían  contratado.

Durante varios meses, los investigadores han comprobado que los detenidos  disponían de la infraestructura necesaria para alijar envíos de droga  transportado en contenedores, llegados a España por vía marítima desde  Sudamérica. Los integrantes de este grupo trabajaban como estibadores,  transportistas, gruistas o trabajadores de oficina relacionados con los puertos  de Barcelona y Tarragona, según las mismas fuentes.

Durante febrero y marzo, los agentes detectaron que se habían intensificado  por parte de esta organización gestiones para la recepción de cargamentos de  cocaína en el puerto de Tarragona. Los investigadores detectaron dos movimientos  para recibir la droga, pero que finalmente se vieron frustrados por la  vigilancia que establecieron las autoridades aduaneras sobre contenedores  sospechosos llegados desde Sudamérica.

A finales de abril, los agentes detectaron de nuevo un incremento de los  contactos y reuniones para preparar la recepción de una nueva partida, que llegó  el 27 de abril. El dispositivo de vigilancia en torno al buque que llevaba los  contenedores permitió incautar alrededor de 100 kilogramos de cocaína, que venía  en dos contenedores refrigerados dentro de unas mochilas.

Una vez intervenida la droga, se estableció un amplio dispositivo que culminó  con la localización y arresto de los 14 integrantes de la banda, de origen  español, argentino y colombiano, y que han ingresado en prisión.

Modus operandi

El ‘modus operandi’ del grupo tenía su punto de partida en la introducción de  la droga por parte de narcotraficantes en puertos sudamericanos, y aprovechaban  el cierre de los contenedores, una vez se les había introducido la carga legal,  rompían los precintos originales y colocaban la droga en bolsas de deporte. Las  empresas propietarias de la carga legal normalmente ignoran la presencia de la  droga en los buques, y en ocasiones se introduce una vez el barco ya ha zarpado,  y una vez llegan a los puertos españoles personas que trabajan allí u  organizaciones que se dedican a esa tarea, recuperan la mercancía y se la  entregan a los narcotraficantes.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario