Bretón, condenado a 40 años de prisión

José  Bretón, tras ser declarado culpable el pasado día  13 de julio por un jurado popular por el asesinato de su  hijos de seis y dos años, Ruth  y José, el 8 de octubre de 2011 en Córdoba, ha sido condenado  a 40 años de cárcel por la Audiencia Provincial.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el juez Pedro Vela considera  que, de acuerdo con el veredicto de culpabilidad del jurado, condena a José  Bretón como autor de dos delitos de asesinato, con la concurrencia en ambos de  la circunstancia agravante de parentesco, a las penas, por cada asesinato, de  veinte años de prisión.

Además, una vez firme la sentencia (donde se dice que «la personalidad de  José Bretón, refractaria a la frustración, y su carácter rencoroso» le llevó a  matar a su hijos, por venganza), el juez ha pedido que se libre un exhorto al  Registro Civil de Córdoba, ordenando la inscripción de la defunción de Ruth y  José Bretón Ortiz el 8 de octubre de 2011 y que se entregue a Ruth  Ortiz Ramos los restos de dichos menores custodiados en este tribunal para  su inhumación.

Hasta que no cumpla 20 años en prisión, Bretón no podrá acceder al tercer  grado.

«Los miembros del jurado encontramos, por unanimidad, al acusado José Bretón  Gómez culpable del hecho delictivo de la muerte de Ruth y José Bretón Ortiz,  provocada intencionadamente por su padre. José Bretón Gómez: culpable». Estas  fueron las palabras empleadas por el jurado para dictar el esperado veredicto  por la cruel muerte de los niños desaparecidos el 8 de octubre de 2011, cuando  pasaban el fin de semana con su padre en Córdoba. Terminada la lectura, las  partes procedieron a ratificarse en sus peticiones.

El jurado le reprochó a Bretón que se prevaliese de su condición de padre, de  su fortaleza física y de su autoridad para cometer el doble crimen. Consumado su  plan, Bretón salió con el coche, arrojó en contenedores tres bolsas de basura  con las ropas de los niños y objetos que le pudiesen incriminar.

En la maniobra evitó ser grabado por unas cámaras de seguridad y se fue al  parque Cruz Conde de Córdoba para fingir que había perdido a los niños en un  momento de descuido. Después, llamó a su exesposa para decirle que le había  tocado perderlos a él.

Fuente: «La Vanguardia».

Deja un comentario